Preservativos baratos en envases «modernos» y de regalo con revistas

madrid- La mejor oferta en condones se pudo contemplar ayer en el Ministerio de Sanidad. La nueva campaña propuesta por el Gobierno para fomentar el uso del preservativo entre los jóvenes tuvo como padrino al propio ministro, Bernat Soria. Buen precio, trueque, regalos... Cada una de las tres compañías que acudieron a la cita -en la que Sanidad firmó un «manifiesto» con fabricantes y farmacéuticos- detalló sus buenas condiciones de venta. Sin más, la sede ministerial se convirtió en escaparate de condones. Como no se aporta un euro, lo que se aportó fue la sede. Con esta estrategia, Sanidad quiere asegurar la «disponibilidad» y hacer «atractivos para jóvenes y adolescentes» los preservativos. La compañía francesa «Be Love» fue la primera en hacer su presentación. Trae la misma oferta que le ha hecho vender 30 millones de preservativos en Francia. Tiraron de rebajas y presentaron su inigualable precio de preservativos a 20 céntimos. Eso sí, no hay venta individual, hay que comprar el paquete de cinco, en cómoda bolsa, que cuesta un euro. Tras los galos, fue la firma Durex la que hizo alarde de marca. Aquí también se tira de ahorro, que aunque no llega a los precios de su antecesor, mejora ofertas anteriores. Una caja de ocho condones de esta marca cuesta 3,99 euros. Cada unidad, por tanto, a 50 céntimos. Además, Durex regalará 250.000 profilácticos con revistas para público adolescente. La última en lucir producto fue la empresa Control. Un vídeo y un «power point» hicieron que fuera la presentación visualmente más eficaz. La firma anunció que continuará con la campaña iniciada en diciembre y apoyada por Sanidad, que consiste en cambiar algo que lleven las chicas y chicos en el bolso por un paquete de cuatro condones. El responsable de la marca especificó que las mujeres acogen la iniciativa con felicidad y los chicos con desilusión porque no les toca (llevan menos bolsos). Control no dijo nada de rebajar precios pero sí anunció que va a extender la instalación de máquinas expendedoras, que pasarán de 3.000 a 5.000. Quedó en duda, «a falta de acuerdo con las autonomías», dijo Soria, si se van a colocar en colegios. El «spot» acabó con la foto de familia.