Psicólogos médicos y políticos piden el fin de la «barra libre» de abortos

Más de un centenar de asociaciones convocantes y una sola voz: la nueva ley es antisocial, represiva y discriminatoria.

La actriz Pilar Soto saluda a Jesús Poveda, presidente de Provida Madrid, al final de su intervención
La actriz Pilar Soto saluda a Jesús Poveda, presidente de Provida Madrid, al final de su intervención

Madrid- La fiesta por la vida finalizó con un acto en la Plaza de Neptuno en el que estuvieron representadas más de un centenar de asociaciones pro-vida y contrarias a la reforma de la ley del aborto que prepara el Gobierno, elaborado por un grupo de expertos afines al Ministerio de Igualdad, Bibiana Aído. Paloma de Cendra, psicóloga especialista en el síndrome postaborto, abrió el turno de intervenciones y quiso dejar claro que a pesar de su experiencia, «nunca he conocido a ninguna mujer que quiera abortar. Lo que las lleva a interrumpir el embarazo es el miedo, la soledad, la presión social, e incluso las amenazas. Tenemos que exigir que se cumpla la ley referente al derecho al consentimiento informado. Que se informe de las consecuencias físicas y psicológicas del aborto provocado porque el aborto marca a las mujeres el resto de sus vidas». Por ello insistió en que «para defender la vida, tenemos que dar más apoyo a la mujer».De Cendra explicó que el 96,7 por ciento de los abortos en España se justifica porque afecta a la salud psíquica de la madre: «¡Qué gran paradoja! ¡Si es el aborto el que pone en grave peligro el equilibrio psicológico de la madre! Angustia, ansiedad, depresión, sentimiento de culpa, terrores nocturnos, trastornos de sueño y un largo etc. ¿Son éstos los derechos de la mujer?».Una normativa injustaEnrique Jaureguízar, presidente de Médicos por la Vida, dijo que como profesional de la medicina se niega a colaborar con la cultura de la muerte», al considerar que la ley habla «de supuestos derechos y no de vidas humanas».Jaureguízar hizo hincapié en este punto para alertar de que el Gobierno «amenaza con dejarnos sin la posibilidad de acogernos a la objeción de conciencia, un derecho constitucional. Aído no va a ser la que practique los abortos, sino nosotros».La defensa de la vida fue el hilo conductor de todas las intervenciones. Para Mónica López Barahona, consultora de Bioética de la ONU, «la vida existe desde la concepción y cualquier ley que no respete esto no va a ser una ley justa».Por su parte, Jesús Poveda, presidente de Provida Madrid, hizo aparición en el escenario cargado de folletos, que lanzó sobre los asistentes. «Hoy es un gran día en mis 25 años de lucha por la vida». Con esta frase arrancó un discurso cargado de acusaciones contra el Gobierno y la Ministra de Igualdad. «El que no defiende la vida forma parte del grupo de Aído, que tiene que proteger a muchos amigos con trituradoras que tienen muchas causas pendientes», en alusión a las clínicas abortivas ilegales como las del ginecólogo Carlos Morín, detenido hace un año por las numerosas irregularidades cometidas.Por el escenario situado en esta plaza también ha desfilado Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir.org, una de las asociaciones convocantes de la manifestación, quien aseguró que el Gobierno «quiere aprobar barra libre de abortos en España». «La reforma que Zapatero pretende sacar adelante es antisocial, represiva y discriminatoria porque cualquier ley que no defienda la vida es discriminatoria», opinó.Arsuaga le pidió a Bibiana Aído que retire el proyecto de ley que «defiende el aborto libre». «La sociedad está a favor de la vida. Zapatero no puede legislar de espaldas a la sociedad. No logrará imponer su proyecto sectario al pueblo español», concluyó el presidente de HazteOir.org. «De todas formas, advirtió, éste es sólo el comienzo de una gran movilización sin precedentes en defensa de la vida».