Sant Boi intenta recuperar la normalidad después de la tragedia

La ciudad de Sant Boi trata de recuperar la normalidad después de la tragedia que ayer se cobró la vida de 4 niños que entrenaban en un edificio anexo al campo de béisbol de la ciudad.

Los efectos del temporal todavía son visibles esta mañana en la ciudad: árboles caídos, motos en el suelo, vidrios rotos y suciedad en el suelo son algunos de los restos del vendaval que ayer asoló la ciudad. La principal consecuencia fue el fallecimiento de cuatro niños, un tema presente esta mañana en todos los rincones de la ciudad.
Los pequeños eran vecinos de los barrios de Vinyets i de Marianao de Sant Boi. La popularidad del equipo de béisbol y su relación con la ciudad, así como el hecho que muchas personas del barrio participasen en las tareas de auxilio hacen que el tema de conversación sea esta mañana el accidente de ayer.
Los vecinos recuerdan que una gran polvareda precedió al desprendimiento de la cubierta. "Estábamos mirando por la ventana, asombrados por el viento, cuando vimos una gran polvareda, un fuerte estruendo y el derrumbe de la cubierta", explica Juan, un vecino de la ciudad que participó junto a sus dos hijos en las tareas de rescate. "Estaba todo lleno de cascotes, oías a los niños quejarse. Te sentías impotente porque no podíamos hacer demasiado, sólo indicar a los servicios de emergencia dónde estaban los niños", recuerda Luis.
Los servicios de limpieza trabajan esta mañana para devolver la ciudad a la normalidad, la tranquilidad tardará un poco más en llegar a los vecinos. "Estamos todos muy tocados. Ha sido una cosa espectacular y se tardará mucho tiempo en olvidar", comentaba Jaime. Las banderas del Ayuntamiento de Sant Boi continúan esta mañana a media asta en señal de duelo y en el balcón del consistorio se ha colocado una bandera con un gran crespón negro.
La ciudad se prepara ahora para despedir a los cuatro niños fallecidos y mostrar su apoyo a las familias. El Ayuntamiento de Sant Boi decretó ayer tres días de luto oficial como muestra de apoyo a los familiares y solidaridad. Las familias de los cuatro fallecidos continúan reunidas con responsables municipales y un equipo de psicólogos para decidir las características del funeral, que se celebrará mañana. Está previsto que hoy los cuerpos de las víctimas se trasladen al tanatorio de Sant Boi.