Se aplaza la liberación de los rehenes y las FARC y Chávez acusan a Uribe del fracaso del plan

La misión para liberar a tres rehenes secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fue ayer aplazada indefinidamente entre acusaciones de la guerrilla y del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al Gobierno colombiano, al que esponsabilizan del fracaso del plan. Sin embargo, el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, ha negado que el Ejército hubiera realizado operativos o mantenido combates que hubieran perjudicado la entrega de los rehenes Consuelo González, Clara Rojas y su pequeño hijo Emmanuel, y afirmó que la guerrilla jamás tuvo la intención de liberarlos. 
Después de tres días de incertidumbre sobre la liberación, el mandatario venezolano sostuvo que el Gobierno de Bogotá "dinamitó"la operación y provocó que las FARC suspendieran la entrega de los cautivos debido al aumento de los operativos del Ejército colombiano. 
Chávez explicó que se replanteará la modalidad de la operación, que se inició el viernes cuando aterrizaron en la ciudad colombiana de Villavicencio dos helicópteros venezolanos que originalmente irían a buscar en la selva a los rehenes cuando las FARC informaran sobre su ubicación.
El mandatario reveló que recibió un comunicado de las FARC en el que el que explicaron las causas para postergar la entrega. "Señor presidente: los intensos operativos militares desplegados en la zona nos impiden por ahora entregar a usted a Clara Rojas, Emmanuel, y a la ex representante González de Perdomo como era nuestro deseo", aseguraron las FARC en una carta hecha pública por el propio Chávez. 
"Insistir en ello en estas condiciones sería poner en grave riesgo la vida de las personas a liberar, del resto de prisioneros de guerra y de los mismos guerrilleros designados para cumplir esta misión", agregó.
El grupo rebelde prometió hace casi dos semanas que entregaría a los secuestrados a Chávez como desagravio, después de que Uribe lo suspendiera como interlocutor para un canje de rehenes por rebeldes presos. En Villavicencio, Uribe además de negar que el Ejército haya perjudicado la liberación de los rehenes, ha aceptado una propuesta de Venezuela para crear un corredor sin acciones militares ofensivas para facilitar la entrega y anunció estar dispuesto a ordenar un cese temporal de fuego a sus Fuerzas Armadas.