FC Barcelona

Sólo diez minutos

La táctica de Ferguson para ahogar al Barcelona con una línea de presión muy adelantada sólo aguantó hasta el gol de Etoo

Guardiola y Ferguson se saludan antes del encuentro en el césped del Olímpico de Roma
Guardiola y Ferguson se saludan antes del encuentro en el césped del Olímpico de Roma

A su edad, Alex Ferguson se puso a estudiar y encontró la manera de frenar el toque del Barcelona. Presión arriba para asfixiar la salida del balón. Cortar los caminos que llevan hasta Xavi e Iniesta y que tuvieran que ser Touré y Busquets los que iniciaran el juego.El camino se lo había enseñado el Athletic en la final de Copa. A Caparrós al menos le duró media hora, hasta que Touré encontró todos los caminos que habían estado cerrados hasta entonces y empató el partido. A Ferguson se le derrumbaron todos sus planteamientos en sólo diez minutos. Con el gol de Etoo. Bastó que una vez le llegara la pelota a Iniesta para que el Barcelona acabara con el planteamiento del veterano técnico escocés.Ferguson ya no puede presumir de haber derrotado siempre a los equipos españoles en las finales. Cuando entrenaba al Aberdeen, superó en la final de la Recopa a aquel Real Madrid dirigido por Di Stéfano que fue cinco veces subcampeón en la misma temporada. 2-1, con un gol en la prórroga de Hewitt, un suplente. Repitió resultado y trofeo contra el Barcelona en la mejor noche europea de Mark Hughes. Y se acabó.Ayer se le terminó la racha frente a Pep Guardiola, que nunca renunció a sus principios. Ya advirtió en la previa de que iban a intentar «ser el Barça». Y el Barça es toque y paciencia, buscar el camino y seguir buscándolo por otro lado cuando no se abren. Y así llegaron los goles. Primero el de Etoo y más tarde el de Messi. Sin renunciar a su estilo, sin dejar nunca de ser el Barça. El mejor método para que Guardiola pueda presumir de ser el sexto que gana la Copa de Europa como entrenador y como jugador. Antes que él lo lograron Muñoz, Trapattoni, Cruyff, Ancelotti y Rijkaard. Es el tercero que lo consigue con el Barcelona, pero el primero que gana en el campo y en el banquillo con la camiseta azulgrana.Guardiola es también el segundo entrenador más joven en conseguir el máximo trofeo continental. Muñoz, como él, la ganó con 38 años, aunque el mítico técnico madridista tenía algunos meses menos que Pep. Sólo les supera Pepe Villalonga, que todavía tenía 36 cuando ganó la primera Copa de Europa con el Real Madrid.Pep tenía que encontrar soluciones a su alineación. Tenía a tres defensas titulares en la grada celebrando los goles de sus compañeros. Abidal y Alves, sancionados y Márquez, lesionado. Y Guardiola tapó los agujeros por el camino más lógico, con el único «invento» de Touré como central. Algo que ya había hecho antes, en la semifinal contra el Chelsea y en la final de Copa. Ferguson tenía todas las soluciones y se dedicó a buscar problemas. Tiene cuatro delanteros y los puso a todos, pero fuera de sitio. Además, Pep es humano. Y Pedrito, que jugó unos segundos, lo sabe.