«Tenemos que protegernos de quienes nos atacan»

«Hizbulá está aún dolido como para meterse en otro conflicto»

Madrid- ¿Por qué rechaza Israel la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que llama a un alto el fuego en Gaza?
–En el Gobierno de Israel hemos llegado a la conclusión de que esta resolución no contribuye a solucionar el problema. El único objetivo de esta operación ha sido recuperar la calma en Israel para que los ciudadanos puedan ejercer su derecho a vivir en paz y asegurar que esta calma sea duradera. La resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptada ayer no nos asegura estos objetivos.
–¿Cree que el conflicto puede ampliarse al Líbano? ¿Temen una «pinza» entre Hizbulá y Hamas contra Israel?
–Parece que el ataque en el norte fue un intento aislado de extender el conflicto. Tenemos todo en cuenta, pero creemos que Hizbulá está todavía muy dolido por el golpe sufrido en 2006 y no va a entrar apresuradamente en otro enfrentamiento con nosotros.
– ¿No cree que el Ejército de Israel y su población también quedaron marcados?
–Vivimos en una zona complicada y no gozamos de la tranquilidad europea. Es parte de una lucha, que ya lleva más de 60 años, por asegurar nuestra existencia. Hay una parte en el mundo árabe que acepta nuestro derecho, pero hay otros sectores más radicales que no lo hacen y contra ellos nos tenemos que proteger.
–¿Cómo responden a la acusación de Amnistía Internacional de que, igual que Hamas, están usando a civiles como escudos humanos?
–Esa comparación está totalmente fuera de la realidad. Están tratando de crear una imagen falsa comparando lo incomparable.
–¿Es posible que el fin de la ofensiva coincida con la toma de posesión de Obama?
–La investidura de Obama no cambia el objetivo de la operación, que sigue siendo proteger a la población israelí del castigo colectivo de Hamas. Si no se ha conseguido para el 20 de enero, continuaremos.
–¿Les inquieta que el cambio en la Casa Blanca afecte al apoyo que reciben de EE UU?
–Tenemos una larga tradición de relaciones excelentes con los diferentes gobiernos, sean demócratas o republicanos. Estoy seguro de que seguirá igual.
–También se ha relacionado la ofensiva con las elecciones israelíes del próximo 10 de febrero.
– Esta cuestión me enfada porque la operación empezó después de que Hamas rompiera unilateralmente la tregua y bombardeara con misiles el sur de Israel. Ningún Gobierno toleraría eso y atribuirlo a una coyuntura electoral es moralmente nefasto. Sobre todo teniendo en cuenta que el primer ministro que tomó la decisión, Ehud Olmert, no es candidato.
–¿Es posible que Hamas retome los atentados suicidas?
–Hamas sigue teniendo la voluntad de atentar, pero no tiene la capacidad. En gran parte debido a la valla de seguridad que ha salvado la vida de miles de israelíes y al trabajo de Inteligencia.
–Da la impresión de que esta vez han recibido más apoyo de los Gobiernos occidentales y menos de la calle.
–En los Gobiernos ha habido bastante entendimiento mientras que en la opinión pública reflejada en los medios ha habido más matices. En general se ha comprendido más la postura israelí que en el pasado.
– ¿Por qué no permiten el acceso de periodistas a Gaza?
–Es una práctica común en zonas de conflicto. En este caso la decisión ha sido minimizar el riesgo.
–¿Fue un error el plan de desconexión de Gaza?
–Salimos para no volver y para mostrar buena fe. Lamentablemente, hemos devuelto territorios y no hemos recibido paz a cambio, sólo guerra y esta lluvia de misiles.