Un muerto y cuatro desaparecidos al hundirse un pesquero gallego

La Razón
La RazónLa Razón

El helicóptero Pesca I, de la Xunta de Galicia, localizó al marinero fallecido, de nacionalidad indonesia, a unas 21 millas al norte de la zona del hundimiento del pesquero. El cuerpo fue trasladado al aeropuerto de Alvedro.
El armador del ‘Playa de Esteiro', que rescató a dos de los tres supervivientes cerca del lugar del siniestro, a unas 30 millas de la Torre de Hércules, aseguró en declaraciones a los medios que quedaron varios tripulantes sin vida en la zona del naufragio. En concreto, habló de tres cadáveres que no pudieron recoger del agua debido al mar estado de la mar y porque se centraron en ayudar a los que encontraron con vida. Salvamento Marítimo mantendrá suspendidas hasta mañana las labores de búsqueda debido a las malas condiciones meteorológicas. A última hora de la tarde, en la zona sólo quedaba el buque polivalente 'Don Inda', el único capaz de hacer frente al mal estado de la mar, después de que el resto del dispositivo se retirarse alrededor de la una del mediodía.
Según informaron fuentes de Salvamento Marítimo, el 'Don Inda' permanecerá en el mar durante toda la noche, aunque sin realizar labores de búsqueda, ya que son "muy difíciles"de realizar en la oscuridad. El resto de los efectivos del grupo de rescate volvieron a sus bases, y mañana por la mañana "se decidirá"si reanudan su tarea en función de como se presente la situación meteorológica.

Los tres rescatados fueron llevados al Hospital Juan Canalejo de A Coruña. Se trata del patrón de ‘El Cordero', Marcos Antonio Ures García, de 29 años y natural de Malpica (A Coruña), que fue rescatado por el buque Salvamar Mirfank, de Salvamento Marítimo. Los otros dos son el contramaestre, José Manuel Parada Argibay, de 30 años; y un tripulante de origen indonesio, Hendra Hermawam, de 26 años. Ambos presentaban ligeros síntomas de hipotermia poco antes de las 10 de la mañana y se encontraban buen estado. Llegaron a la dársena pesquera de Oza, en A Coruña, a bordo del pesquero ‘Playa de Esteiro', después del rescate del patrón.
La ministra de Pesca, Elena Espinosa, decidió desplazarse a la localidad de Ribeira, donde tenía el puerto base «El Cordero». Por su parte, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, trasladó su «máxima preocupación» por los cuatro marineros que todavía permanecen desaparecidos tras el naufragio y aseguró que los tres rescatados están «fuera de peligro», el patrón recibiendo asistencia en la unidad respiratoria, y los otros dos pendientes de una analítica.
En declaraciones a los medios de comunicación, tras la reunión del Consello Xacobeo en Santiago, Touriño aseguró que la previsión médica es «completamente satisfactoria» de cara a su recuperación. Por lo tanto, dio un mensaje de «tranquilidad para sus familias», y expresó la «máxima preocupación» por los familiares de los desaparecidos y el dolor por el tripulante fallecido.

El pesquero ‘Cordero', que sufrió esta madrugada un naufragio a la altura del Cabo Prior, tenía menos de diez años de antiguedad y se dedicaba a las artes de arrastre de fondo, según consta en el registro de la Consellería de Pesca y Asuntos Marítimos. El buque tenía su puerto base en la localidad coruñesa de Santa Uxía de Ribeira. «El Cordero» se construyó en 1998, y entró en servicio en noviembre de ese mismo año. En cuanto a los dato
s técnicos, contaba con una eslora total de 28 metros y una potencia de 265 caballos de vapor (CV). El material del casco era acero, y desarrollaba su actividad en el caladero nacional del arrastre.