Una de cada cinco familias no podrá pagar el esplai de verano por la crisis

Una de cada cinco familias no podrá pagar el esplai de verano por la crisis
Una de cada cinco familias no podrá pagar el esplai de verano por la crisis

Que los más pequeños puedan ir a la guardería en julio desde las 9.00 de la mañana hasta las 17.00 horas cuesta 344 euros. Disfrutar ocho días de actividades en la Fundació Social del Raval en julio vale 450 euros. Visitar la Cerdanya cuatro días en verano suma otros 161 euros. Viendo estas cifras, parece que, en Barcelona, que los más pequeños se diviertan en verano con actividades lúdicas sí tiene precio. Hasta 376 actividades diferentes podrán desarrollar los menores catalanes este verano, el Ayuntamiento oferta 100.000 plazas para todo tipo de salidas de ocio y deportivas, pero la crisis azota a la población y las ayudas no llegan para todos. Una situación que ha llevado a la Fundació Catalana de l'Esplai a denunciar que una de cada cinco familias se quedará sin esplai por la falta de presupuesto. La entidad, que engloba a 111 esplais y organiza actividades para 1.085 colegios ha impulsado una campaña -«Un verano para todos»-, para ofrecer becas a los menores de 3 a 12 años que, como mínimo, tengan a uno de los progenitores en paro, y así puedan participar en las actividades que se ofertan este verano. Esta ONG ha hecho un llamamiento a administraciones, empresas y particulares para que lleven a cabo donaciones para estas familias, y se prevé que la cifra de recaudación alcance los 200.000 euros. Esta cifra se uniría a los 42.000 euros que la fundación ya destina en ayudas para unos 500 menores que participan durante todo el año en actividades lúdicas. El Ayuntamiento, tal y como viene siendo habitual desde hace unos años, destina ayudas del 30, 60 y 90 por ciento a las familias que tengan unos ingresos inferiores a los 750 euros mensuales para cada miembro de la unidad familiar. Pero estas ayudas parecen insuficientes ante la fuerte demanda de plazas. Con todo, el director de la Fundació Catalana de l'Esplai, Josep Gassó, confía en que si las ayudas que piden se resuelven, las colonias no se conviertan «en un privilegio» para los más pequeños. Mientras tanto, se ha abierto una cuenta en La Caixa para hacer efectivas las donaciones.