Venezuela: democracia o Chávez

La Razón
La RazónLa Razón

CARACAS- A pesar de estar prohibidas las encuestas por la legislación venezolana, tres consultoras oficialistas dieron la victoria al «sí» en el referéndum sobre la reforma de la Constitución. A través de Internet, dos de las encuestas dieron un 53% a los partidarios del «sí» y un 47% a los defensores del «no». Mientras, el tercer sondeo ofreció un 54% al «sí», frente a un 46% para el «no».

En coincidencia con estos sondeos, el ministro de Información, William Lara, dijo que la oposición conoce el resultado del refereréndum y pidió que sus líderes lo reconozcan para honrar la palabra que este sábado empeñaron ante las autoridades electorales. Mucho más cauto, el vicepresidente, Jorge Rodríguez, advirtió que el resultado de la consulta sería muy ajustado y prometió respetarlo sea cual sea.

Desde la oposición, Julio Borges, señaló que la «foto final» del referéndum es muy cerrada. «Lo digo con responsabilidad. La foto final es muy cerrada», dijo Borges a la prensa en la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE). Así las cosas, la incertidumbre reinaba al cierre de esta edición a la espera de resultados ofiiciales.

Jornada crucial

Hacia las 4 de la mañana las dianas militares de los batallones chavistas llamaban a las urnas. En los cerros también se sintió el retumbar de fuegos artificiales que usa la oposición para llamar a su gente. Era el comienzo de una jornada histórica en la que 16 millones de venezolanos decidían si entregaban el país al presidente Chávez. En un recorrido que hizo LA RAZÓN por Caracas, se apreciaban considerables concentraciones de gente que esperaba a que los centros abrieran.

Las patrullas de «rojillos» en moto, algunos portando armas, se entremezclaban con los militares y las fuerzas de seguridad. Como contraparte, los estudiantes ejercieron como guardianes de la oposición. «Los venezolanos hacemos colas para todo. En el supermercado por el desabastecimiento, en los bancos ante la falta de efectivo, en los organismos por la burocracia. Hoy más que nunca, debemos esperar pacientes para votar. Es la única manera de vencer al caudillo», nos comenta María Teresa Arbelaez, líder estudiantil de la Universidad Simón Bolívar.

La jornada se desarrolló con relativa calma. En los colegios, familias enteras vestidas con lo que ya se ha convertido en la moda revolucionaria: camisas con botones de color caqui conjuntadas con interiores a juego. Sorprendió la ardía participación de Hugo Chávez. En todos los Estados de derecho los presidentes madrugan para dar ejemplo a los ciudadanos. Sin embargo, el mandatario no hizo acto de presencia hasta entrado el mediodía. «Venezuela es el país más democrático porque desde que yo llegué al poder, el pueblo no ha parado de asistir a las urnas. Somos un ejemplo», dijo.