Ventaja anexionista en Puerto Rico

La Razón
La RazónLa Razón

Puerto Rico celebra hoy, martes, sus elecciones presidenciales, legislativas y municipales. Según las útimas encuestas, el Partido Nuevo Progresista (PNP), que pretende la anexión de la isla a Estados Unidos como un estado más, goza de una ligera ventaja sobre el Partido Popular Democrático (PPD), actualmente en el Gobierno, y partidario de mantener el estatus actual de libre asociación. La novedad en estos comicios se llama Puertorriqueños por Puerto Rico (PPR), una formación que lidera el ingeniero Rogelio Figueroa y que defiende una mayor autonomía isleña, dentro de un programa de carácter ecologista y de izquierdas. Las encuestas otorgan a Figueroa un 6 por ciento de los votos, con lo que se convertiría en el tercer partido, desplazando al veterano Partido Independentista de Puerto Rico (PIP), que de no superar el 2 por ciento de los sufragios perdería su inscripción. El independentismo puertorriqueño tiene una base pequeña de electores, cercana al 6 por ciento, pero muy sólida. Aunque los sondeos proyectan la victoria de Luis Fortuño, del opositor PNP, con un 42 por ciento de los votos, frente al 37 que conseguiría el gobernador Aníbal Acevedo Vilá, candidato del PPD; este último ha recortado una desventaja de más de once puntos en los últimos días de campaña. Acevedo tiene en su contra la crisis económica que vive la isla, el aumento de la violencia y una acusación por 24 cargos de corrupción. Para el PNP, sin embargo, el problema más grave es el de la di visión interna. Pedro Rosselló, ex gobernador, delegado en Washington y uno de los «padres fundadores» del anexionismo, que perdió las elecciones primarias de su partido, ha decidido presentarse en la fórmula de «elección directa». Esta modalidad permite votar a un candidato escribiendo directamente su nombre en la papeleta. Una complicación añadida en la que confían los partidarios de Luis Fortuño para que el veterano dirigente no obtenga más allá de un 1 por ciento de los sufragios. El propio Fortuño insistía ayer, pese a la ventaja que le daban los sondeos, en que «la única encuesta que cuenta es la del martes». Casi dos millones y medio de puertorriqueños están inscritos para participar en los comicios. Si se produce la victoria de Luis Fortuño, los anexionistas conseguirían la primacía política en la isla caribeña, ya que dominan ambas cámaras del Congreso y la mayor parte de las alcaldías puertorriqueñas. Aunque no hay fecha para un nuevo referéndum sobre el estatus, la mayor parte de los pesos pesados del PNP se han adelantado a exigir del candidato «una transformación política a fondo». Hasta ahora, y pese a que el Partido Nuevo Progresista ha gobernado la isla en varias legislaturas, todos los intentos de conseguir por referéndum la anexión de Puerto Rico a Estados Unidos han fracasado en las urnas.