Vettel amarga la fiesta a Button

El alemán ganó la carrera por delante de Webber y Barrichello. Alonso sólo pudo ser decimocuarto

Vettel amarga       la fiesta a Button
Vettel amarga la fiesta a Button

La carrera que se disputó en Silverstone resume fielmente el dis- parate en el que se ha instalado la Fórmula-1 en los últimos meses. Lo más interesante de la carrera fue el duelo que mantuvo Alonso con Heidfeld peleando por la décimosegunda plaza... Y en cabeza, la estrategia de unos y otros evitó el cuerpo a cuerpo. Vettel ganó la prueba y con su victoria dejó clara una cosa: si Fe- rrari, McLaren, Renault y BMW están completamente en fuera de juego es por su culpa y falta de acierto técnico. El Red Bull Racing que pilotó ayer Sebastian Vettel no pertenece al famoso clan de los difusores que tanto distorsionó el comienzo de la temporada. Es más, este equipo incluso en- cabezó la rebelión legal contra los Brawn GP y su controvertido «invento». Si ellos han sabido reaccionar, por qué no lo han hecho equipos que en teoría son superiores. Ferrari, Renault, McLaren o BMW están a «por uvas» y viendo el rendimiento de Red Bull las excusas ya no son creíbles. Ya no se puede hablar de que los difusores alteraron la temporada porque ayer Red Bull demostró que las cosas se pueden hacer bien. Con su actuación, ridiculizó a los departamentos técnicos de las escuderías que tanto se han quejado. El artífice es un ingeniero llamado Adrian Newey, que fue el creador de los mejores monoplazas de Williams y McLaren en los 90. El británico ha vuelto a hacerlo y además se ha encontrado con un joven piloto, Vettel, que es el complemento perfecto. El sábado marcó la «pole» muy cargado de gasolina y ayer no cometió un solo error. Nadie pudo hacerle frente porque el dominador de la temporada, Jenson Button, no pudo con la presión de correr en casa. ¿El coche iba mal? Quizás la respuesta pueda dársela su compañero Barrichello, que con el mismo coche acabó en tercer lugar. Si las cosas siguen así, es probable que Vettel sea capaz de poner en apuros a Button y puede que la lucha por el título entre ambos se extienda hasta el final, a pesar de la ventaja que todavía tiene el piloto inglés. Fernando Alonso no tuvo un buen fin de semana en Silverstone. Su equipo y él se equivocaron con las ruedas en la salida y perdió varios puestos. Se topó con Heidfeld y ahí perdió cualquier opción de puntuar. El alemán tapó todos los huecos posibles con verdadera maestría y arruinó la carrera del asturiano, que acabó décimocuarto. El R29 es un fracaso al igual que el F60 de Ferrari, el F109 de BMW o el MP4/24 de McLaren.

La escisión, más cercaLos equipos han dicho basta a los disparates de Max Mosley y al altísimo beneficio económico que gana Bernie Ecclestone por un espectáculo que sólo crean ellos. El campeonato paralelo está más cerca que nunca y el próximo jueves tendrá lugar una reunión de la asociación de las escuderías rebeldes para tratar temas relativos al nuevo certamen. La cosa va en serio a menos que el miércoles, después de la reunión del Consejo Mundial de la FIA en París, Mosley abandone sus ideas y dé por perdida la batalla. Aún así, la posibilidad de que nazca una nueva competición es muy alta. Muchas televisiones, fuente de grandes ingresos, ya negocian la compra de los derechos.