Zapatero prevé un aumento de su credibilidad con la salida de Kosovo

Zapatero prevé un aumento de su credibilidad con la salida de Kosovo
Zapatero prevé un aumento de su credibilidad con la salida de Kosovo

MADRID- Hacía mucho tiempo que en la Cámara Baja no había tanta unanimidad en la crítica a un Gobierno. Zapatero iba preparado para el chorreo al que le ha expuesto la gestión de la ministra de Defensa ante el mundo entero con su forma de anunciar el repliegue militar de Kosovo. En su primera intervención de la mañana, el presidente evitó el asunto y se ciñó en exclusiva al guión preestablecido, o sea, al resultado de la última cumbre europea. Pero todos los portavoces parlamentarios aguardaron pacientes su turno de palabra para, en el contexto europeo, entrar a degüello contra Carme Chacón, «su obsesión por los telediarios», «su gestión catastrófica» y sus «golpes de efecto». La ministra más mediática del Gobierno, circunspecta y abatida en su escaño, se mostraba cabizbaja ante las decenas de objetivos que en otras ocasiones la sacaron más favorecida. A Zapatero no le quedó más remedio que lidiar el miura de la implacable crítica. Primero, Mariano Rajoy habló de un «anuncio lamentable para la credibilidad» de España, de «medida efectista sin más objetivo que salir en el telediario» y de «esfuerzos patéticos». Siguió así la retahíla descriptiva: «Un Gobierno poco fiable», una «gestión catastrófica», un «despilfarro de nuestra imagen en el mundo» y de un Zapatero que se ha quedado «arrinconado». Aún tendría que escuchar muchas más descalificaciones. El debate duró cuatro horas y media. Y cuando sólo llevaba una tomó el relevo el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, para afear la «precipitada retirada». El catalán sabe un rato de diplomacia y advirtió de que aún le queda a Chacón un largo camino por recorrer para «explicar lo que ha hecho» a los aliados en la OTAN. Más duro fue el peneuvista Josu Erkoreka, que desde que sabe que su partido será oposición en Vitoria, se ha convertido en el más ácido portavoz contra el Gobierno: «Para encontrar amigos es usted inigualable». La carcajada fue unánime en el hemiciclo. «Lo primero que hacemos con Obama es decepcionarle ¡Qué poco fiable es este Gobierno y qué corta su credibilidad en el cumplimiento de compromisos!», añadió el vasco. El republicano Ridao siguió el mismo camino con expresiones como «poco serio», «poco fiable» y «no se sabe quién manda en este Gobierno». Se sumaron a la crítica Llamazares (IU), Jorquera (BNG) Díez (UpyD) y porque no había más grupos. Pero no, Zapatero no se achantó y, lejos de reconocer error alguno, se mostró seguro de que la decisión no tendrá consecuencias y de que, además, afianzará las relaciones con Obama porque ambos comparten, dijo, la misma visión del orden internacional. «No habrá consecuencias, crecerá nuestra credibilidad». Fue su frase para la posteridad, junto al recuerdo, cómo no, de Irak y Perejil.