África

Zuma podrá ser procesado por corrupción pero seguirá siendo candidato a la presidencia

La Corte Suprema de Apelaciones de Sudáfrica abrió hoy la puerta a juzgar por corrupción a Jacob Zuma, aunque su partido, el gobernante Congreso Nacional Africano (CNA), ha anunciado que lo mantendrá como candidato a la Presidencia en los comicios generales que se han de celebrar este año.

En una resolución leída por su vicepresidente, Louis Harms, la Corte Suprema aceptó un recurso de la Fiscalía General contra la decisión adoptada el pasado septiembre por la Corte Superior de Pietermaritzburg, que impidió por defecto de forma presentar cargos contra Zuma por corrupción, fraude, blanqueo de dinero y chantaje.
La Fiscalía podrá procesar a Zuma, aunque los comentaristas locales afirman que es difícil que sea condenado, ya que la estrategia de sus abogados se centra en retrasar un posible juicio, para conseguir que antes sea elegido presidente del país y goce de inmunidad.
La resolución, adoptada por unanimidad de los cinco jueces de la Coste Suprema y leída por Harms en su sede de la ciudad de Bloemfontein, señala que el veredicto de la Corte de Pietermaritzburg, que presentó hace cuatro meses el juez Chris Nicholson, «sobrepasó los límites de su autoridad», al admitir circunstancias políticas.
Aquella decisión, admitió Harms, llevó a la destitución por su propio partido, el CNA, del entonces presidente, Thabo Mbeki, después de que el juez de Pietermaritzburg criticara su supuesta actuación política en el caso, aunque desestimó la petición del ex gobernante de personarse como parte en un eventual proceso.
En cualquier caso, calificó de «errónea», «incomprensible» e «injustificada» la resolución de Nicholson, quien, a su criterio, juzgó por motivos políticos y no se atuvo a los motivos jurídicos presentados por la Fiscalía General.
Recalcó, asimismo, que Zuma, que ha negado públicamente los cargos de corrupción, se ha resistido por todos los medios a ser juzgado, por lo que las acusaciones concretas nunca han sido vistas ante los tribunales de justicia por defectos de forma.
Haciéndose eco de la postura de su partido, el actual jefe del Estado, Kgalema Motlanthe, ha afirmado que, «incluso si es procesado, él (Zuma) seguirá siendo el candidato del CNA a la Presidencia del país en los comicios de este año».
Según informa hoy el diario sudafricano «The Star», la «fecha ideal» para las elecciones generales en Sudáfrica podría ser el próximo 15 de abril, lo que coincide con lo sugerido por la Comisión Electoral Independiente del país.
También coincide con los deseos del propio CNA, que gobierna el país desde 1994 y que ha manifestado que el próximo presidente debería tomar posesión del cargo el 27 de abril próximo, aunque la fecha definitiva se espera que la desvele el propio Motlanthe en el discurso de apertura del Parlamento el próximo 6 de febrero.
Zuma presentó el pasado sábado, en un acto multitudinario en la ciudad suroriental de East London, el programa electoral del CNA para las próximas elecciones, centrado en el desarrollo rural, educación universitaria gratuita para los pobres y creación de empleo, para mejorar la situación de los menos favorecidos.
Las acusaciones de corrupción contra Zuma e empezaron a difundir en 2003, cuando era vicepresidente del país con Mbeki.
Mbeki destituyó a Zuma en 2005, después de que el asesor financiero del entonces vicepresidente fuera condenado a 15 años de cárcel por solicitar sobornos, supuestamente en su nombre, a una empresa de armas francesa para una compra de equipos.
En agosto de 2003, mientras se preparaba el juicio por corrupción contra su asesor, el entonces Fiscal General, Bulelani Ngcuka, dijo que tenía pruebas de que Zuma estaba involucrado, pero que no lo procesaría pues no tenía posibilidades de ganar el caso.
Sin embargo, posteriormente, la Fiscalía presentó en 2006 y 2007 cargos por corrupción, fraude, blanqueo de dinero y chantaje contra Zuma, de los que se libró por defecto de forma en ambas ocasiones, sin que se le llegara a juzgar.
Tras la destitución de Mbeki en octubre pasado, se produjo una una escisión en el CNA, de dirigentes contrarios a la actual dirección del partido que encabeza Zuma, que han formado un nuevo partido, el Congreso del Pueblo (COPE), que pretende retarle en los comicios.