Coronavirus

Los alumnos italianos pasarán de curso

La selectividad consistirá en un examen oral, en el peor de los escenarios

Italia espera ver la evolución de la pandemia para ver si sus estudiantes pueden regresar a las aulas el 18 de mayo
Italia espera ver la evolución de la pandemia para ver si sus estudiantes pueden regresar a las aulas el 18 de mayo FOTO: Marta Pérez EFE

El Consejo de Ministros ha aprobado un decreto que prevé que todos los alumnos pasen automáticamente de curso. Las hipótesis dependen de la posibilidad de que se pueda volver a clase el 18 de mayo, la fecha elegida, aunque esto dependerá de la situación sanitaria en el país, donde ya ha comenzado a descender la curva de contagios.

Si se puede volver a las aulas, el plan sería realizar todavía cuatro semanas más de lecciones y llegar a final de curso con unos exámenes limitados tanto en el contenido como en la forma. El medio millón de alumnos que debe realizar la selectividad tendría una prueba escrita y otra oral, como ya son muchos de los exámenes que se realizan en Italia. Si por el contrario las circunstancias no permiten retomar las clases hasta el año próximo –el escenario más previsible– se realizaría este examen oral, que sería juzgado por un comité docente. A los alumnos en el último año de sus carreras les bastaría con presentar una tesina para obtener el título.

En cualquier caso, los siete millones de alumnos que hay en Italia pasarían al siguiente curso. Si bien la ministra de Educación, Lucía Azzolina, insiste en que no se trata de un «aprobado general político», ya que los jóvenes tendrían que recuperar las asignaturas que hayan suspendido cuando se vuelva a las aulas. Es decir, no habrá posibilidad de volver atrás, pero esas materias que quedaban pendientes deberán ser aprobadas. De hecho, se prevé que el año escolar pueda empezar a partir del mes de septiembre. Además, el Gobierno también prevé cubrir 4.500 puestos de profesores que habían quedado vacantes en los últimos años. Se trataba de un compromiso adquirido en otoño pero la emergencia sanitaria los había dejado en el aire.