¿Por qué los países nórdicos no pueden decretar el estado de emergencia contra el coronavirus?

Sus constituciones no los prevén en tiempos de paz, por lo que los parlamentos han habilitado a los Gobiernos para tomar medidas urgentes. En Finlandia, en cambio, sí es posible y estará en vigor hasta el sábado

El primer ministro sueco, Stefan Löfven, junto a la ministra de Exteriores, Ann Linde, durante una rueda de prensaTT NEWS AGENCYReuters

Las constituciones de los países nórdicos no prevén decretar el estado de emergencia en tiempos de paz, por lo que sus respectivos Gobiernos han obtenido del Parlamento amplios poderes especiales temporales para tomar medidas de urgencia contra la pandemia que pueden ser revocadas en todo momento por el Poder Legislativo.

Estas leyes han permitido a Suecia, Noruega y Dinamarca aprobar restricciones que limitan la libertad de movilidad, el derecho de reunión y la actividad económica, pero sin imponer la cuarentena de otros países europeos.

La excepción en Escandinavia es Finlandia, que ha recurrido por primera vez en su historia al estado de emergencia, sí previsto en su ordenamiento constitucional.

SUECIA

Suecia, el país nórdico más grande, que ha adoptado una línea más suave contra la pandemia, aprobó a mediados de abril y con vigor hasta el 30 de junio una ley temporal de emergencia, consensuada entre todas las fuerzas parlamentarias y que todavía no ha sido aplicada, que permitirá al Ejecutivo rojiverde de Stefan Löfven cerrar puertos, aeropuertos, estaciones de tren, centros comerciales y restaurantes, entre otros. La Constitución de Suecia, que no participa en un conflicto bélico desde hace más de 200 años, no prevé la declaración del estado de emergencia en tiempos de paz

En un país con amplia confianza ciudadana en el Gobierno y sus agencias publicas, las autoridades pueden recurrir a las cláusulas para situaciones de emergencia en las leyes fundamentales. Por ejemplo, la Ley de Orden Público (Ordningslagen) otorga a la Policía, y si es necesario al Gobierno, el poder de limitar las reuniones públicas. Esto se ha utilizado para reducirlas primero a 500 y después a 50 personas

La Ley de Planificación y Construcción (Planch bygglagen) permite excepciones que normalmente no están disponibles: emergencia ambiental (por ejemplo, tormenta), entrada masiva de solicitantes de asilo (un cambio realizado después de la ola de refugiados de 2015) y en tiempo de guerra. El Gobierno sugirió un cambio que permitiría medidas extraordinarias también en relación con la propagación de enfermedades transmisibles, que entrarán en vigencia el 1 de mayo.

Finalmente, la Ley de Control de Enfermedades Transmisibles (Smittskyddslagen) ofrece numerosas medidas extraordinarias para colocar a las personas en cuarentena, pruebas obligatorias, cierre de edificios específicos e introducción de un cordón sanitario para evitar la propagación de enfermedades peligrosas.

DINAMARCA

El Parlamento danés aprobó hace mes y medio por unanimidad un paquete de medidas, vigente hasta el 1 de marzo de 2021, que permite aislamientos e ingresos hospitalarios forzosos de infectados, prohibir el acceso a instituciones oficiales, supermercados y tiendas, asilos o hospitales e introducir restricciones en los medios de transporte.

“Me conmovió ver a todo el Parlamento ponerse de pie y votar por esto”, dijo el ministro de Salud, Magnus Heunicke, a la televisión pública DR después de que se aprobara la ley. “Es hora de dejar de lado la política de los partidos y estar juntos para hacer lo que sea necesario para que Dinamarca salga segura de esta situación”, aseguró.

El Gobierno de La primera ministra danesa, la socialdemócrata Mette Frederiksen, fue de los primeros en Europa en cerrar sus fronteras y establecer restriccionesPHILIP DAVALIEFE

En opinión de Jens Elo Rytter, profesor de Derecho en la Universidad de Copenhague, las medidas aprobadas por el Gobierno de la socialdemóccrata Mette Frederiksen eran diferentes a cualquier cosa aprobada en los últimos 75 años "Sin duda es el más extremo desde la Segunda Guerra Mundial”, declaró al diario “Jyllands-Poste”. “Ha habido algunas invasiones poderosas en varias leyes antiterroristas. Pero esto va más allá”, concluye.

NORUEGA

En Noruega el Ejecutivo conservador aprobó en marzo, con el apoyo de la principal fuerza opositora, una legislación de urgencia que le da amplios poderes para tomar medidas en relación con la pandemia, aunque las disposiciones legales pueden ser frenadas un día después si un tercio de los parlamentarios así lo deciden. Esta legislación especial estará en vigor hasta el 31 de diciembre.

“Ésta es una situación extraordinaria, donde tendremos que actuar rápidamente”, explicó la primera ministra noruega, Erna Solberg. “Por lo tanto, queremos votar a través de una ley que nos eximirá de las leyes actuales, con la excepción de la Constitución y la legislación de derechos humanos”, precisó la líder conservadora.

FINLANDIA

Finlandia aplicó por primera vez en su historia el estado de emergencia el 16 de marzo, mediante un decreto del Gobierno que fue posteriormente refrendado por el “Eduskunta” (Parlamento), con el apoyo de la oposición.

Inicialmente el estado de emergencia se decretó hasta el 13 de abril, aunque luego fue prorrogado un mes más, y supuso el cierre de las fronteras, los centros educativos, los espacios culturales y deportivos y la prohibición de reunirse más de diez personas.

En general, los principales partidos de la oposición (los conservadores y la ultraderecha) han apoyado las medidas del Gobierno de centro izquierda encabezado por la socialdemócrata Sanna Marin, aunque con críticas puntuales, y no ha habido discrepancias reseñables entre los Gobiernos regionales y el central.