Detrás del fulgurante y sanguinario ascenso del cártel Jalisco Nueva Generación

En menos de una década se ha convertido en una de las organizaciones criminales más violentas y eficaces en el tráfico de drogas en México y Estados Unidos

Dos escoltas mueren en atentado contra jefe de Seguridad de Ciudad de México
Peritos forenses en la zona del atentado por un grupo armado al secretario de seguridad ciudadana, Omar García HarfuchSáshenka GutiérrezEFE

El intento de asesinato del jefe la Policía de Ciudad México, Omar García Harbuch, lleva la firma del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Así lo ha dicho el propio afectado, secretario de Seguridad de la capital, desde Twitter después de sufrir un ataque mientras viajaba en su vehículo, que recibió cientos de balas, en el que murieron dos escoltas y una mujer que se encontraba en la zona.

¿Qué es cártel Jalisco Nueva Generación?

La DEA, la agencia antinarcóticos de Estados Unidos, sitúa al CJNG en su Evaluación Nacional de Amenazas de Drogas de 2019, como la organización criminal mexicana más joven, pero también una de las más poderosas y de mayor crecimiento. Produce y distribuye cocaína, metanfetamina, heroína y fentanilo. En una década ha logrado posicionarse como el cártel más boyante y uno de los más violentos del país. Su alianza con otros grupos criminales locales y su estilo sanguinario, que les lleva a frecuentes enfrentamientos con las fuerzas de seguridad del estado y con otros cárteles rivales, han sido estrategias clave para desplazar a organizaciones tradicionales como las de Sinaloa, Golfo, los Beltrán Leyva y los Zetas.

¿Quién está al frente?

Nemesio Oseguera, más conocido como El Mencho, es el hombre fuerte del cártel, si bien hay algunos expertos en narcotráfico que apuntan que El Mencho ha pasado a un segundo plano por enfermedad, y que la posición de líder ha sido asumida por otros capos. El periodista mexicano Ricardo Ravelo lo describe de esta manera: “Es un hombre sanguinario, frío cuando asesina, insensible cuando tortura”. Comenzó a operar en el cártel del Milenio, hasta que se separó para formar su propia organización. Antes había sido camello en Estados Unidos, donde fue detenido por tráfico de drogas. Desde 2018, EE UU ofrece 10 millones de dólares a quien ofrezca información que lleve a su detención. Su “poder corruptor infalible” y su “capacidad de fuego capaz de enfrentar al Ejército mexicano” le ayudaron en su fulgurante ascenso.

¿Cómo lo combate el Gobierno?

Ricardo Ravelo, experto en narcotráfico, ha explicado en varias ocasiones que el Gobierno de Enrique Peña Nieto, que gobernó México entre 2012 y 2018, simplemente “no quiso detenerlo por complicidad o por incapacidad, ambas imperdonables por una sociedad lastimada y no menos agredida”. Durante la época de su predecesor, Felipe Calderón (2006-2012), esta organización criminal también se mantuvo intocada. El actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que su Gobierno no actuaría con represión hacia los cárteles porque su Gobierno está atacando las causas para terminar con el crimen organizado, pero su estrategia, hasta la fecha, no ha dado resultado y México ha registrado, incluso durante la pandemia, sanguinarias olas de violencia. Recientemente, el Ejecutivo bloqueó casi 2.000 cuentas bancarias relacionadas con este grupo criminal y está estrechando el cerco sobre una de sus principales zonas de acción, el estado de Guanajuato, en donde hay una cruenta lucha entre este cártel y el de Santa Rosa de Lima, informa Efe.

¿Dónde opera?

Surgió en Guadalajara, la capital del estado de Jalisco, y se extendió a Michoacán, Puebla, Veracruz, Tabasco hasta abarcar 24 de los 31 estados de México. Hace cuatro años empezó a controlar el tráfico de drogas en Quintana Roo y la Península de Yucatán. Pero también tiene una plaza clave en Tijuana debido a su cercanía con California, un punto importante en el mercado de la droga en el país vecino. La DEA, la agencia antinarcórticos de EEUU, cree que el CJNG distribuye cocaína y metanfetaminas a lo largo de 10.000 kilómetros de la costa del Pacífico. Parte del éxito, sostienen los expertos, se debe a que se instaló en ciudades estadounidenses con índices elevados de consumo de droga. En EE UU tiene cuatro puntos e distribución: Nueva York, Chicago, Atlanta y Los Angeles. Según la web Animal Político, el CJNG también opera la ruta que va hacia Canadá “como país de destino y también como intermediario hacia el sudeste asiático y Oceanía”.