Análisis: La Covid como urgencia, la “guerra civil” como reto

El país está amargamente dividido y el próximo presidente debe reconciliar. La respuesta americana a la covid-19 ha sido un fracaso como indican las muertes

La epidemia de la covid está resurgiendo de nuevo como en algunas partes de Europa y la primera prioridad debe ser volver a controlarla para evitar otras 200.000 muertes.CARLOS BARRIAREUTERS

¿Cuál diría que es el desafío más urgente para el próximo presidente?

El desafío más urgente para el próximo presidente será curar al país, en dos aspectos. La epidemia de la covid está resurgiendo de nuevo como en algunas partes de Europa y la primera prioridad debe ser volver a controlarla para evitar otras 200.000 muertes. Pero el país también está amargamente dividido en términos políticos y el próximo presidente tendrá que curar esas divisiones o enfrentarse a un creciente malestar civil.

¿Cuál debería ser el papel de Estados Unidos a nivel mundial? ¿Debería ser América el policía del mundo?

Durante la Guerra Fría, tenía sentido que Estados Unidos observara su papel internacional en gran medida en términos militares. En el siglo XXI, las amenazas globales a la paz y la democracia provienen principalmente de grupos insurgentes y disturbios civiles arraigados en la pobreza y el cambio climático que solo pueden abordarse mediante la cooperación internacional. Por lo tanto, EE UU todavía tiene un papel importante que desempeñar, pero ha cambiado. Estados Unidos debería utilizar su inmenso poder económico y militar para garantizar acuerdos internacionales y atraer a todos los países, incluida China, a acuerdos diseñados para abordar colectivamente los problemas globales.

¿Ha sido un fracaso la gestión estadounidense de la covid-19? ¿Cómo solucionarlo y fortalecer la economía estadounidense?

La respuesta estadounidense a la Covid-19 ha sido un fracaso abyecto, como indican las crecientes tasas de infección y muertes. Bajo el presidente Trump, el gobierno federal hizo poco para desarrollar un programa efectivo de pruebas y rastreo y envió mensajes contradictorios a la ciudadanía, por lo que incluso el uso de la mascarilla protectora llegó a ser visto como una declaración política. Como muchas naciones han aprendido, este virus es implacable. Si abres la economía antes de que las tasas de infección estén en niveles muy bajos y se puedan rastrear fácilmente, se propagará.

Y entonces los costos económicos y humanos serán más altos que si hubiera habido un cierre. La única forma de reactivar la economía estadounidense es controlar el virus, ya sea mediante medidas de protección o, en última instancia, mediante una vacuna.

Hay dos países opuestos dentro de EE UU, dos bandos cada vez más polarizados. ¿Esta brecha aumentará al margen de quién gane?

La política estadounidense está más polarizada que nunca, al menos desde la Guerra Civil. Por lo tanto, la mitad de la nación se sentirá amargamente decepcionada sea cual sea el resultado de las elecciones y esos sentimientos de ira y dolor no se disolverán de la noche a la mañana. Mucho depende de quién sea el próximo presidente y de lo que haga. Donald Trump se nutre de la división. Joe Biden promete reconciliación. Pero la reconciliación no puede llegar de la noche a la mañana. Los sentimientos de muchas personas de que se han quedado fuera de la prosperidad de los últimos años y que Washington los ha olvidado en gran medida son reales y tienen razón: muchas personas se han quedado atrás. Hasta que la prosperidad económica se comparta más ampliamente, la polarización política seguirá siendo un hecho central de la política estadounidense. Y resolver ese problema no es fácil.

¿Cree que es posible más disturbios y violencia en las calles por el resultado electoral?

Ésta ha sido una elección muy visceral, reflejada en una alta participación, y llega después de cuatro años en los que la principal estrategia política del presidente ha sido inflamar las divisiones sociales. En ese contexto, no sería sorprendente ver manifestaciones, y quizás incluso algunos actos de violencia, a raíz de estas elecciones.