Al menos siete muertos por beber desinfectante de manos en una fiesta

Lo utilizaron como sustitutivo del vodka durante una cena. Los dos supervivientes están en estado de coma

Cleaning hands with alcohol gel by swine influenza virus
Cleaning hands with alcohol gel by swine influenza virusDreamstimeLa Razón

Al menos siete personas han muerto en la república rusa de Sakha, por beber desinfectante de manos en una fiesta, según informaron los medios de comunicación locales.

La descabellada idea fue rellenar un recipiente de cinco litros con gel hidroalcohólico y después bebérselo. De las nueve personas que estaban en la celebración y que participaron de la iniciativa, siete están muertas. Las dos restantes, un hombre y una mujer, están en coma y permanecen conectados a una máquina de soporte vital. De los siete fallecidos tres de ellos murieron en el lugar de los hechos. En concreto, una mujer de 41 años y dos hombres de 27 y 59. Otros seis fueron trasladados al hospital de la capital de Sakha, Yakutsk. Cuatro de ellos no no sobrevivieron y los otros dos están en estado de coma.

Los organizadores de la fiesta compraron el desinfectante en una tienda local. El producto contenía un 69% de metanol, un alcohol tóxico que es mortal en dosis superiores a los 30 gramos.

El medio estatal de noticias REN TV indicó que este grupo de amigos habían consumido el gel durante una cena. Las autoridades han abierto una investigación criminal por homicidio.

Las autoridades de Rospotrebnadzor, en la república de Sakha, ordenaron la retirada de todos los desinfectantes que contuvieran metanol y calculan que se han vendido hasta ahora más de 200 litros del producto en toda la comarca.

Además, han pedido a los habitantes de Sakha que eviten beber el desinfectante para manos, que muchos usan en sustitución del vodka y que tiene consecuencias catastróficas. La última vez que se produjo una situación similar fue en los años 2016-17, en los que decenas de personas murieron por consumir alcohol no potable como sustituto económico del vodka.

La Organización Mundial de la Salud dijo este otoño que los impuestos más altos y los precios unitarios mínimos han ayudado a que el consumo de alcohol en Rusia disminuya y la esperanza de vida aumente desde 2003.