Luto en Francia por el asesinato a tiros de tres gendarmes

El atacante abrió fuego contra estos héroes que socorrían a una mujer maltratada

Gendarmes en Saint Just, donde cuatro de sus compañeros fueron tiroteados al socorrer a una supuesta víctima de violencia de género
Gendarmes en Saint Just, donde cuatro de sus compañeros fueron tiroteados al socorrer a una supuesta víctima de violencia de géneroRichard BRUNELEFE

Es casi la una de la mañana del 23 de diciembre. En la pequeña población de Saint-Just, Francia, una mujer se esconde en el tejado de una casa desde hace varias horas. Al parecer, trata de protegerse de la violencia de su pareja. Cuatro gendarmes reciben la alerta de agresión familiar y se acercan al lugar para intervenir cuando son alcanzados por disparos de un hombre a todas luces desequilibrado.

El primero de los gendarmes atacados, el brigadier Arno Mavel de 21 años, falleció inmediatamente. El segundo, herido en un muslo, fue transportado por los bomberos a un hospital de la vecina localidad de Ambert. La furia continúa y el atacante inicia un incendio en su propia casa para luego seguir disparando contra otros dos gendarmes: el teniente Cyrille Morel, de 45 años y el sargento Rémi Dupuis, de 37 años. Ambos murieron en el acto.

Se trata de un escenario de extrema violencia que todavía no tiene mucha explicación. Desde las tres de la mañana, las fuerzas especiales francesas se presentaron en el lugar para controlar la situación. Rápidamente, fue ordenado también el despliegue de 300 policías, una brigada canina y un helicóptero. Toda una revolución para la aldea de Saint Just, de apenas 160 habitantes.

Horas más tarde, el ministro francés de Interior, Gérald Darmanin, informaba de que el presunto agresor había sido «encontrado muerto». A su lado, dos pistolas automáticas y un fusil de guerra, un armamento pesado que combinaba con su perfil de ex militar. Asimismo, el hombre fue hallado en el interior de su vehículo, lo cual refuerza la tesis del suicidio.

¿Quién era el atacante ?

Un individuo problemático, según su entorno más cercano. Un hombre de 48 años que manejaba una operación de tala de madera en Saint Just y que practicaba tiro deportivo. Ya era conocido por la justicia por no pagar la pensión alimenticia de sus hijos de un matrimonio anterior y por reiteradas amenazas de muerte contra su ex esposa.

Quienes lo conocían, confirman que sufría de alcoholismo y han relatado sus frecuentes accesos de cólera que terminaban en agresión. Se espera que la mujer que se refugiaba en el techo –superviviente al ataque y en buen estado de salud– pueda aportar mayor información sobre el perfil del atacante y el contexto de esta masacre.

La conmoción ha llegado a los más altos niveles. El presidente Emmanuel Macron se pronunció ayer y ha rendido homenaje a los gendarmes asesinados: «Intervinieron para socorrer a una mujer víctima de violencias conyugales… son héroes que ponen sus vidas en peligro para protegernos».

El caso de Saint Just no es aislado. Las agresiones contra mujeres en Francia están a la orden del día e incluso se han multiplicado con la pandemia. L’Observatoire National des Violences faites aux Femmes publica en su último informe que 146 mujeres fueron asesinadas por su pareja o ex pareja sólo el año pasado.

En promedio, el número de mujeres de 18 a 75 años que, en el transcurso de un año, son víctimas de violencia física o sexual cometida por su pareja o ex-pareja, se estima en 213.000 mujeres. Sólo el 18% denuncia su agresión ante las autoridades.

Pero 2020 se perfila aún peor a causa de la pandemia. El confinamiento ha intensificado la violencia doméstica en un 30% en Francia, según cifras publicadas por la ONU en ocasión del Dia de la No Violencia contra la Mujer el pasado mes de noviembre.

El caso de Saint Just vuelve a sumar un caso de violencia de género a la lista pero añadiendo nada menos que tres militares muertos, lo que confirma las declaraciones de la ministra francesa de la Ciudadanía, Marlene Schiappa : «Un hombre violento contra una mujer es violento contra toda la sociedad».

Mejora el estado de salud de Macron

El estado de salud del presidente de Francia, Emmanuel Macron, presenta «signos de mejora», según ha informado el Elíseo. La semana pasada, se confirmó que el presidente había resultado contagiado dado positivo después de tener síntomas de coronavirus. Fuentes cercanas a Macron citadas por France Bleu han indicado que el mandatario «ya no tiene fiebre» y han agregado que «saldrá mañana (por hoy)» de la residencia de Lanterne, en Versalles, «si todo va bien».