El embrollo de Biden con la inmigración

El presidente de EE UU necesita un mensaje más claro y una mano más firme para abordar la creciente crisis fronteriza

Migrantes centroamericanos observan a los guardias fronterizos en la frontera entre México ty EE UU
Migrantes centroamericanos observan a los guardias fronterizos en la frontera entre México ty EE UU FOTO: DPA vía Europa Press

En su primer día en el cargo, el presidente Joe Biden firmó una acción ejecutiva para detener la construcción del controvertido y costoso muro fronterizo de Donald Trump, pero ahora tiene un nuevo muro de preocupación. Se está gestando rápidamente una crisis en la frontera sur con México, mientras cientos de miles de migrantes buscan ingresar a Estados Unidos, impulsados por la esperanza de que el nuevo presidente sea más acogedor que su predecesor. En enero y febrero, el número de menores no acompañados detenidos a lo largo de la frontera comenzó a aumentar por encima de los picos anteriores. Los cruces fronterizos ilegales en general están aumentando, en medio de las predicciones de que este año pueden ser los más altos en dos décadas.

Para Biden, esto representa una amenaza. La inmigración, durante años el tema más polarizador en la política estadounidense y uno que se ha vuelto cada vez más difícil de resolver, pronto podría dominar la agenda. A la derecha del presidente, los republicanos están alborotados. Mientras tanto, a su izquierda, los demócratas progresistas están fuera de sintonía con la opinión estadounidense más amplia, defendiendo demandas poco prácticas (como detener las deportaciones) mientras que los sindicatos se oponen a políticas sensatas como la emisión de más visas de trabajo.

Es posible que Biden quiera evitar una confrontación con los progresistas, cuyo apoyo necesita para otra legislación. Sin embargo, se encuentra en un aprieto que aún podría costarle a su partido el control del Congreso en las elecciones de mitad de mandato del próximo año.

A corto plazo, Biden no puede cambiar las terribles circunstancias que están impulsando a los centroamericanos, mexicanos y otros a intentar poner un pie en suelo estadounidense, pero puede alterar fácilmente las señales que envía. Su Administración a veces ha sonado como un anfitrión tímido que es demasiado educado para expulsar a los intrusos hambrientos. “No estamos diciendo ‘No vengas’. Estamos diciendo ‘No vengas ahora’ “, fue el mensaje reciente excesivamente suave a los migrantes potenciales del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

El 16 de marzo, Biden trató de disipar cualquier ambigüedad: “Puedo decir con bastante claridad: no vengas”, le dijo a ABC News. Necesita hacer más para imponer claridad y control.

Eso significa dejar en claro que la tolerancia de la inmigración legal tiene que ir de la mano con la dureza de los ilegales. Esto a veces se sentirá duro. Los menores no acompañados que no tengan solicitudes de asilo exitosas o familiares con estatus legal en Estados Unidos deben ser enviados a casa. Pero no hay ninguna contradicción en ser pro inmigrante pero anti inmigración ilegal. Los presidentes demócratas recientes han tomado posiciones firmes en la aplicación de la ley, incluida la deportación de inmigrantes ilegales, el aumento del control fronterizo y la construcción de vallas en la frontera sur.

Biden debería comenzar con tareas manejables, visitar la frontera para comprender la escala y complejidad del desafío que enfrenta. Debería nombrar inmediatamente líderes permanentes para la Aduana y Protección Fronteriza y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. Su personal está abrumado, confundido acerca de las políticas vigentes y no está seguro de qué planea hacer la Administración a continuación. Acciones simples, como dirigir más recursos de inteligencia para acabar con los cárteles y contrabandistas y deshacerse de la maleza invasora a lo largo de las orillas del Río Grande, podrían tener un impacto enorme al facilitar que la Patrulla Fronteriza haga su trabajo.

Más allá de estas medidas, Biden necesita revisar el proceso de asilo. Debido a la acumulación de casos en los tribunales de inmigración, que en la actualidad suman 1,3 millones, aproximadamente dos veces y media el total cuando Trump asumió el cargo, la resolución de las solicitudes de asilo lleva años. A muchos migrantes se les permite permanecer en Estados Unidos mientras sus casos están pendientes. Es mejor dejar que los oficiales de asilo evalúen las solicitudes en lugar de los jueces.

Aquellos que quieran apelar contra decisiones adversas aún pueden hacerlo en los tribunales, pero tal cambio garantizaría una resolución en meses, no en años. Aunque un gran trato sobre inmigración es probablemente imposible en el entorno polarizado de hoy, más compromisos tecnocráticos de este tipo pueden ser factibles.

Una política de inmigración sostenible para el futuro debe involucrar la creación de más formas para que los inmigrantes ingresen legalmente a Estados Unidos. Actualmente, no hay cola para unirse si quiere venir a vivir y trabajar a Estados Unidos, razón por la cual tantos migrantes se apresuran a cruzar la frontera para solicitar asilo o ingresan ilegalmente. El sistema de asilo se ha convertido en un sustituto de puerta trasera para un esquema de inmigración adecuado.

A Biden también le gustaría, con sensatez, extender la ciudadanía a los inmigrantes indocumentados que ya están viviendo en Estados Unidos y a los “dreamers” que llegaron allí cuando eran niños. Sin embargo, la esperanza de tales reformas depende de que actúe con decisión. Es posible que pronto se necesite un enfrentamiento incómodo con elementos ruidosos dentro de su propio grupo.

© 2021 The Economist Newspaper Limited. Todos los derechos están reservados. El artículo original en inglés puede encontrarse en www.economist.com