El trágico destino de los médicos rusos que atendieron a Navalni

La desaparición durante tres días de uno de ellos y la muerte de dos de ellos en apenas dos meses plantean muchos interrogantes

Traslado de Alexei Navalni desde el hospital de Omsk
Traslado de Alexei Navalni desde el hospital de Omsk FOTO: Alexey Malgavko REUTERS

La desaparición durante tres días de uno de los médicos que atendieron al opositor ruso, Alexei Navalni, tras su envenenamiento se ha resuelto hoy. Pero ha servido para llamar la atención sobre el hecho de que dos de ellos murieron en dos meses, lo que hace pensar que no se trata de mera casualidad o mala suerte.

Alexander Murakhovsky, nombrado desde entonces ministro de salud de la región siberiana de Omsk, ha sido encontrado vivo hoy. Se temía por su vida después de que no regresara de un viaje de caza el pasado viernes. Las autoridades locales habían hablado previamente de la desaparición de un hombre nacido en 1971, sin precisar su identidad. Hasta hace unos meses, Alexander Mourakhovsky dirigía la clínica en Omsk (Siberia), donde el oponente Navalni, ahora preso, fue tratado brevemente tras su malestar en un avión el pasado mes de agosto. Luego, Navalni fue trasladado en avión a Alemania y fue tratado durante semanas en el Hospital Charité de Berlín. Según las pruebas de varios laboratorios, fue envenenado con Novichok. Murakhovsky había diagnosticado que Navalni padecía un trastorno metabólico. El opositor le acusó después de haber falseado el diagnóstico, mientras que sus partidarios acusaron a Mourakhovsky de retrasar el traslado de Navalni a Alemania en un momento crítico.

Subdirector del hospital y anestesista

En febrero de este año, murió de un infarto a los 55 años, Serguéi Maximishin, el subdirector del mismo Hospital numero 1 de Omsk, ese en el que fue ingresado Navalni el 20 de agosto. El centro emitió un comunicado oficial anunciando la muerte del médico: “Lamentamos informarle que el médico jefe adjunto de anestesia y reanimación del hospital de emergencias No. 1, asistente del departamento de la Universidad Médica Estatal de Omsk, doctor en ciencias médicas Maximishin Sergei Valentinovich murió repentinamente“. Una declaración que no dio ni la causa de la muerte. Fuentes cercanas a la oposición rusa prefirieron entonces no descartar ninguna hipótesis. El aliado de Navalni, Leonid Volkov, expresó sus dudas sobre las causas de la muerte en un comunicado a CNN: “(Maximishim) sabía más que nadie sobre la condición de Alexei, por lo que no puedo descartar la posibilidad de un acto delictivo”. También quiso aclarar que el mal funcionamiento del sistema sanitario ruso puede ser el motivo de esta muerte “súbita” y que, por tanto, era muy probable que no se estudiara en profundidad la causa real de la misma.

De guardia en Urgencias

Apenas un mes después moría, a los 63 años y de un derrame cerebral, Rustam Aguíshev, director del departamento de traumatología y ortopedia del mismo hospital y que, curiosamente, estaba de guardia en urgencias el día en el que ingresaron a Navalni en coma. La dirección del centro habló de “muerte prematura”.

Los médicos que han tratado al opositor encarcelado parecen estar vigilados de cerca. Y la muerte de dos de ellos en dos meses plantea muchos interrogantes en el entorno contrario al presidente ruso, Vladimir Putin. Algunos plantean que pudieron estar expuestos al agente nervioso, que actúa también a través del aire y de la piel.

Navalni se empezó a sentir muy mal en un avión de camino a Siberia en agosto de 2020. La aeronave tuvo que aterrizar de urgencia en Moscú y ahí fue atendido por el médico Maximishin en el hospital de Omsk, donde no se habló del envenenamiento perpetrado. Ante la presión internacional sobre su caso, fue trasladado en un avión a Alemania, donde estuvo en coma inducido durante más de dos semanas mientras era tratado con un antídoto.