Cadena perpetua y deportación para un afgano por acuchillar a siete personas en Suecia

Tamim Sultani, de 22 años y sin vínculos terroristas, fue detenido tras ser disparado por la Policía en marzo en Vetlanda

La Policía sueca recoge muestras el 3 de marzo en la calle de Vetlanda donde se produjeron los ataques con cuchillo
La Policía sueca recoge muestras el 3 de marzo en la calle de Vetlanda donde se produjeron los ataques con cuchilloMikael FritzonEFE

Un tribunal de Suecia ha condenado este miércoles a cadena perpetua y ha ordenado la deportación de un hombre de nacionalidad afgana por el ataque con arma blanca registrado en marzo en la localidad de Vetlanda (sur del país), que se saldó con siete heridos.

El sospechoso, Tamim Sultani, de 22 años, fue detenido por la Policía tras resultar herido a tiros por los agentes, tras lo que la Fiscalía descartó que se tratara de un ataque terrorista, por lo que le imputó por intento de asesinato.

Así, el tribunal del distrito de Eksjo ha condenado al hombre por siete cargos de intento de asesinato y otros cargos por posesión de drogas, al tiempo que ha ordenado que pague una indemnización de 125.000 coronas (cerca de 12.255 euros) a cada una de las víctimas, según ha recogido el diario sueco ‘Aftonbladet’.

La Policía sueca explicó tras el incidente que el ataque se extendió por cinco puntos distintos de la ciudad. Asimismo, el fiscal Adam Rullman agregó posteriormente que el detenido era conocido por la Policía por “delitos menores”.

El acusado dijo que se encontraba en mal estado mental antes del acto del 3 de marzo, pero la Agencia de Medicina Legal evaluó que no padece ningún trastorno mental grave, ni en el momento del acto ni cuando se realizó el reconocimiento en Junio. La Junta Nacional de Medicina Forense no ha considerado que el afgano padeciera ningún trastorno mental grave en el momento del acto.

Recurso

Su abogado defensor exigió que se le diera al hombre una sentencia inferior a 16 años, pero el Tribunal de Distrito de Eksjö siguió la línea del fiscal y lo condenó a cadena perpetua.

“Mi reacción y la de mi cliente al veredicto es decepcionante porque no fue programada. No se ha decidido, pero probablemente será una apelación. No mucha gente está satisfecha con la vida”, declaró el abogado defensor, Christian Berntö.

El perpetrador contó durante el juicio sobre tres de los ataques, pero no recordó otros ataques. También dijo que no cuestionó lo que dijeron las víctimas sobre el curso de los hechos, pero que lo aceptó. “Lo apuñalé con un cuchillo. Luego, el niño se adelantó y comenzó a llorar”, confesó durante el juicio y contó además:

Sultani aseguró que no quería quedarse en Suecia y que el origen de los ataques fue que se sintió insultado por una persona que dijo que “Dios no existe”. Pero ninguno de los hombres que fueron apuñalados era el hombre que él consideraba insultado.