EE UU no descarta vinculaciones terroristas en el tiroteo de Florida

El tirador, identificado como Esteban Santiago, vestía una camiseta de Star Wars y fue neutralizado. El ataque ha dejado al menos cinco muertos y ocho heridos de bala

Una imagen del sospechoso colgada en una red social sobre la foto de agentes de policía protegiendo a los pasajeros
Una imagen del sospechoso colgada en una red social sobre la foto de agentes de policía protegiendo a los pasajeros

Autoridades federales de Estados Unidos afirmaron que “no se ha descartado” que el ataque a tiros que causó hoy cinco muertos y ocho heridos de bala en el aeropuerto de Fort Lauderdale, en el sur de Florida, tenga motivaciones terroristas.

Autoridades federales de Estados Unidos afirmaron que “no se ha descartado” que el ataque a tiros que causó hoy cinco muertos y ocho heridos de bala en el aeropuerto de Fort Lauderdale, en el sur de Florida, tenga motivaciones terroristas.

George Piro, de la oficina del FBI en Miami, señaló que no se ha descartado que el incidente constituya un ataque terrorista y se estudian “todos los ángulos”.

El agente agregó que las autoridades están revisando el historial militar del atacante, identificado en la conferencia de prensa como Esteban Santiago, estadounidense de 26 años y quien se espera que comparezca el lunes ante una corte del condado de Broward.

Piro agregó que Santiago, un exmilitar que estuvo destacado en Irak, utilizó durante el tiroteo una pistola semiautomática que transportaba en su equipaje y se entregó a las autoridades sin oponer resistencia.

El agente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) confirmó que en noviembre pasado Santiago, nacido en Nueva Jersey, acudió a una oficina de esta agencia en Anchorage, en Alaska, y su “conducta errática” motivó que fuera puesto bajo custodia para una evaluación psicológica.

Según las autoridades, el exmilitar partió desde Alaska hasta Minneapolis y luego tomó otro vuelo hasta Fort Lauderdale, en el estado de Florida, pero se desconocen las razones que le llevaron a realizar el ataque en el aeropuerto.

El atacante creció en Puerto Rico, estuvo casi un año destacado en Irak, de donde volvió con desordenes postraumáticos, y se trasladó posteriormente a Alaska, donde residía con su esposa y un hijo, de acuerdo con las autoridades.

El alguacil del condado de Broward, Scott Israel, informó en la conferencia de prensa de que el atacante arribó a Fort Lauderdale, ciudad ubicada a 40 kilómetros al norte de Miami, en un vuelo de la aerolínea Delta y poco después abrió fuego indiscriminado en la terminal 2 que acabó con la vida de al menos cinco personas.

Las autoridades apenas han dado detalles de lo sucedido ni del autor del ataque con el argumento de que la investigación está en curso, pero medios locales dan numerosa información sobre Santiago y cómo fue el tiroteo, en base a testigos presenciales.

Medios locales indicaron que el arma con la que abrió fuego en la zona de recogida de maletas del aeropuerto internacional de Fort Lauderdale estaba dentro de su equipaje facturado. Fue al baño, la sacó y disparó, dijeron testigos del ataque. El senador Nelson, por su parte, dijo que Santiago portaba una identificación militar, aunque se desconoce que estuviera a su nombre o fuese de otra persona o falsa. Según sus familiares, Santiago sirvió seis años en la Guardia Nacional de Puerto Rico y combatió un año en Irak.

Medios televisivos subrayaron también que, aparentemente, Santiago integró la Guardia Nacional de Alaska hasta agosto y tiene antecedentes de problemas mentales. El canal CBS asegura que en noviembre Estaban entró en una oficina del FBI en Anchorage, donde afirmó que estaba siendo obligado a luchar en las filas del Estado Islámico (EI).

Según diferentes testigos citados por canales locales y nacionales, después de disparar indiscriminadamente, Santiago se echó al suelo y esperó a que la Policía lo detuviera, mientras a su alrededor reinaba el caos. Después de estos hechos, cundió el rumor de que había estallado un nuevo tiroteo en otra zona del aeropuerto, pero Scott Israel afirmó que no hay evidencias de que así fuera.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue informado de lo ocurrido en el aeropuerto por su asesora de seguridad nacional y lucha antiterrorista, Lisa Mónaco, indicó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), Ned Price. El presidente electo, Donald Trump, siguió de cerca la «terrible situación en Florida», según escribió en Twitter, y habló con el gobernador del Estado, Rick Scott.

Las imágenes de televisión muestran el aeropuerto rodeado por fuerzas especiales de la Policía y numerosos vehículos de emergencia y ambulancias moviéndose por las pistas. Centenares de personas que fueron evacuadas de las terminales 1 y 2 después del tiroteo, ocurrido a las 12:55 hora local, permanecían horas después en una pista alejada de los edificios. Todos los vuelos de llegada y salida al aeropuerto de Fort Lauderdale fueron suspendidos por la Administración Federal de Aviación (FAA).

Las autoridades no han informado del tipo de arma utilizada en el ataque y reiteraron que la investigación se haya en proceso. Mark Gale, director del aeropuerto de Fort Lauderdale, aseguró que revisarán metódicamente el aeródromo para poder garantizar que está libre de peligro, aunque desconoce cuándo podrá ser reabierto, pues no pueden decir que no hay todavía una «amenaza viable».

El ataque registrado ayer en Fort Lauderdale se produjo seis meses después del tiroteo en una discoteca de Orlando (centro de Florida) que segó la vida de 49 personas que asistían a una fiesta latina. También en ese caso un solo hombre, Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano que trabajaba para una empresa de seguridad, actuó en solitario. Ap

¿Es posible facturar armas?

A la espera de que se conozcan las motivaciones de Esteban Santiago, resulta cuanto menos sorprendente que un pasajero pueda facturar un arma de fuego en un aeropuerto estadounidense y recoger su equipaje en la cinta como si tal cosa. Y es que el tiroteador aterrizó en Fort Lauderdale y acto seguido se dispuso a recoger su equipaje. Un vez en su poder, se metió en un baño y poco después volvió a la sala a disparar indiscriminadamente a los presentes. En un país que vive bajo la amenaza terrorista desde el 11-S, resulta difícil de creer que no existan protocolos de seguridad para transportar armas. En España y el resto de países europeos, por ejemplo, aquellos pasajeros que portan este tipo de equipaje deben comunicarlo para que la línea aérea realice una facturación especial. En cualquier caso, el viajero no recoge su particular equipaje en la cinta donde espera el resto, sino en un lugar específico.