Política

Bachelet hace historia en Chile

La candidata de la izquierda a la presidencia de Chile, Michelle Bachelet, favorita en la segunda vuelta de los comicios que se celebran hoy domingo, momentos antes de depositar su voto en la comuna de La Reina, en Santiago de Chile.
La candidata de la izquierda a la presidencia de Chile, Michelle Bachelet, favorita en la segunda vuelta de los comicios que se celebran hoy domingo, momentos antes de depositar su voto en la comuna de La Reina, en Santiago de Chile.

En una de las paredes de Estadio Nacional ayer podía leerse: «No nos subestimen, estamos pendientes de lo que ustedes hacen». Son sólo algunas de las advertencias que los chilenos hicieron a las candidatas. Y es que nunca antes los movimientos sociales tuvieron tanta influencia en unas elecciones, marcando el camino a seguir hasta el año 2019 para la futura presidenta de Chile, Michelle Bachelet. Aunque fue una victoria cómoda y holgada, su gestión estará bajo la lupa de los chilenos, sobre todo de los jóvenes y de la clase media. Con el 100% de las mesas escrutadas, la ex mandataria se impuso con más del 62% de los sufragios, en una jornada marcada por la abstención, que superó el 59%. La conservadora Evelyn Matthei logró poco más de los 37 puntos.

«Ya está claro, ella ganó y la felicito», afirmó Matthei en la puerta de su casa, antes de ir a su cuartel de campaña. «Todo el país sabe que yo no busqué esta candidatura, pero que jamás, por comodidad o temor, me habría restado de este inmenso desafío», dijo la candidata presidencial de la Alianza. «Estoy cansada, hemos hecho una campaña muy intensa, pero también estoy muy serena y en paz», agregó recalcando, ante los gritos de negación de quienes la escuchaban, que «el resultado es de mi exclusiva responsabilidad política». «No me arrepiento ni por un minuto de haber aceptado esta candidatura presidencial», les hizo ver Matthei a sus partidarios, quienes la ovacionaron, haciéndola emocionarse hasta las lágrimas.

Ayer, miles de chilenos salieron a las calles en todo el país para emitir temprano su sufragio en la segunda vuelta electoral, aunque muchos vocales de los colegios declararon que en esta ocasión había menos afluencia de votantes. Matthei, de 60 años, una economista conservadora, ex diputada, ex senadora y ex ministra del Trabajo, fue la primera de las candidatas en acudir a votar. Al concluir, hizo una llamada a la ciudadanía a participar. Bachelet, de 62 años, médico pediatra y ex directora de la agencia internacional ONU Mujer, acudió a votar y luego reiteró también el llamamiento a sufragar. La ex mandataria chilena está separada de su marido, tiene tres hijos y se declara agnóstica. «La legitimidad de la elección la dan las actuales reglas de la democracia», afirmó con rostro serio. Hace casi dos años Chile cambió sus normas y estableció la inscripción electoral automática y el voto voluntario, lo que elevó la abstención a niveles nunca vistos. Previamente, en una entrevista exclusiva en su residencia con la televisión estatal, Bachelet declaró que «conozco muy bien los desafíos y también conozco bien las oportunidades. Chile puede cambiar para mejor». «No le quepa la menor duda de que voy a trabajar por mejorar la vida de los chilenos. Voy a ser presidenta de todos los chilenos y chilenas. Continuaré las medidas exitosas, pero también introduciré varios cambios para los cuales necesitaré el apoyo de todos ustedes», dijo la presidenta electa, nada más conocer los resultados en conversación telefónica con el presidente Sebastián Piñera.

En los últimos años, el país ha presenciado movilizaciones de numerosos sectores sociales, desde estudiantes a ecologistas, pasando por indígenas y miembros de la comunidad gay. Quizás las que más evidenciaron el descontento y frustración de parte de la sociedad chilena con su clase política fueron las de los estudiantes, que en 2011 salieron a la calle para protestar por el costoso sistema universitario del país. Aquellas fueron las más grandes protestas desde el fin del régimen de Augusto Pinochet en 1990. Además, en las legislativas del 17 de noviembre, cuatro ex líderes del movimiento estudiantil fueron elegidos como diputados y conformarán un bloque de parlamentarios cuyo apoyo podría ser decisivo para la aprobación de leyes clave en el mandato de la próxima presidenta. Bachelet ha incluido varias propuestas en su campaña, como legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto terapéutico y la educación gratuita, también en los niveles superiores y universitarios.

Perfil: La candidata amada por la clase media

Torturada durante la dictadura de Augusto Pinochet y madre soltera de tres hijos, Bachelet fue uno de los presidentes más inusuales en el conservador Chile desde el retorno a la democracia en 1990. Es amada por gran parte de las mujeres de clase media y baja desencantadas con la élite política chilena. Cuando Bachelet fue nombrada ministra de Sanidad en 2000, el presidente Ricardo Lagos le dio una desafiante tarea: terminar en tres meses con las largas filas en los abarrotados centros de atención primaria. Bachelet se esforzó para cumplir con el plazo, pero no lo logró. Sin embargo, cuando Lagos visitó un centro médico para evaluar la situación, una mujer se le acercó para elogiar a su ministra y pedirle que la mantuviera en el cargo. Su carisma y su tesón la convirtieron en 2006 en la primera mujer en llega a La Moneda.