Cameron acelerará la prohibición de solicitar ayudas a los inmigrantes europeos

Portada del diario británico "The  Sun", cuyo titular  «Pinta una línea roja en inmigración» evidencia la intención de contener la inmigración en el Reino Unido a partir de una línea divisoria imaginaria que hace frontera entre el país británico y otros territorios europeos al este
Portada del diario británico "The Sun", cuyo titular «Pinta una línea roja en inmigración» evidencia la intención de contener la inmigración en el Reino Unido a partir de una línea divisoria imaginaria que hace frontera entre el país británico y otros territorios europeos al este

El primer ministro británico, David Cameron, ha anunciado este miércoles que acelerará la puesta en marcha de una medida que evitará que los inmigrantes europeos puedan reclamar ayudas públicas en cuanto lleguen, ante el temor de que haya un incremento de inmigrantes rumanos y búlgaros

El primer ministro británico, David Cameron, ha anunciado este miércoles que acelerará la puesta en marcha de una medida que evitará que los inmigrantes europeos puedan reclamar ayudas públicas en cuanto lleguen, ante el temor de que haya un incremento de inmigrantes rumanos y búlgaros a principios del año que viene.

Cameron ha asegurado que aprobará antes de que acabe el año una medida que establecerá un periodo de tres meses antes de que los inmigrantes europeos puedan solicitar ayudas al Gobierno británico. "Acelerar el comienzo de estas nuevas restricciones hará de Reino Unido un lugar menos atractivo para los inmigrantes europeos que quieren venir aquí y vivir del Estado", ha explicado.

"Quiero enviar el claro mensaje de que mientras que Reino Unido está muy abierto a los negocios, no daremos la bienvenida a las personas que no quieren contribuir", ha advertido Cameron en su discurso. El primer ministro ya había anunciado su intención de aprobar esta medida, aunque se esperaba que entraría en vigor a mediados de 2014.

La Comisión Europea, que ha acusado en anteriores ocasiones a Cameron de dejarse llevar por una retórica poco útil ante la cuestión de la inmigración, ha asegurado que estudiará esta medida para asegurarse de que cumple con la legislación de la Unión Europea.

De todas formas, los ciudadanos europeos que busquen empleo en el extranjero tienen derecho a reclamar las prestaciones sociales de su país de origen durante los tres primeros meses de su estancia, según ha informado un portavoz de la Comisión Europea.

"No hay absolutamente ninguna prueba de que los europeos vayan a Reino Unido para reclamar prestaciones o de que haya un abuso generalizado o sistemático por parte de los europeos de los sistemas de protección social de otros países", ha criticado el portavoz.

Cameron ha informado al Parlamento de que ha recibido consejo legal antes de decidir adoptar esta medida, además de asegurar que ha estudiado cuidadosamente las políticas de inmigración de los demás Estados miembros, para conocer cómo abordan esta cuestión.

El primer ministro anunció su intención de limitar el acceso de los inmigrantes europeos al sistema de protección social británico hace un mes, cuando afirmó que quería evitar que los ciudadanos de los países más pobres de la UE se trasladasen a los más ricos.

Camerón ha sido presionado sobre la cuestión de la inmigración durante los últimos meses. Su partido Conservador ha caído en las encuestas de opinión en favor del ultraderechista Partido Independiente de Reino Unido (UKIP), y cada vez más británicos se muestran en contra de abrir el mercado laboral a los trabajadores del este de Europa.

El ex líder de los 'tories' y ministro de Empleo y Pensiones, Iain Duncan Smith, ha asegurado que el Gobierno tiene previsto "ir mucho más allá", asegurando que hay un amplio acuerdo entre los países comunitarios para evitar que los inmigrantes europeos puedan acceder

a subsidios y ayudas antes de que hayan pagado los impuestos relacionados con su trabajo en el país.