MENÚ
jueves 21 febrero 2019
08:30
Actualizado

Caravana humanitaria en Cúcuta

Guaidó redobla el desafío a Maduro y anuncia una movilización de voluntarios para distribuir la ayuda humanitaria en Venezuela. El Ejército tiene diez días para decidir su respuesta.

  • Una mujer venezolana sostiene a su hijo mientras su marido hace cola para recibir comida del régimen en Urena, cerca de la frontera colombiana
    Una mujer venezolana sostiene a su hijo mientras su marido hace cola para recibir comida del régimen en Urena, cerca de la frontera colombiana
Caracas.

Tiempo de lectura 4 min.

13 de febrero de 2019. 01:23h

Comentada
Víctor Amaya.  Caracas. 13/2/2019

El 23 de febrero se verá qué tanto poder –y respeto– aún tiene Nicolás Maduro en Venezuela. Ese día se espera ocurra el ingreso de la ayuda humanitaria que se acumula en Cúcuta, la ciudad fronteriza de Colombia con el occidente venezolano. «Tendremos que ir en caravanas para el ingreso de la ayuda humanitaria», sostuvo Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y asumido como interino de la República, quien aseguró que los militares tendrán entonces «algunos días» para pensar cómo actuarán. Fue el punto central de su discurso ante una multitud reunida en Caracas, al final de una marcha popular convocada desde distintos puntos de la ciudad a propósito del Día de la Juventud y en honor a los caídos luchando contra la dictadura de Maduro, que se replicó en 30 ciudades. Allí, Guaidó llamó al pueblo a organizarse para garantizar que las mercancías puedan entrar al territorio y, más allá, que lleguen a la población más vulnerable. «Desde hoy empieza a abrirse un segundo centro de acopio formalmente en Roraima, frontera de Brasil. Y viene un tercero y un cuarto punto», anunció el líder opositor venezolano.

«Hay 300.000 venezolanos que si no ingresa esa ayuda se van a morir», dijo al asegurar que, en total, al menos dos millones de personas requieren una atención humanitaria debido a sus precarias condiciones de vida o salud. «Sabemos que la ayuda no es suficiente, que no es la solución definitiva y por eso hemos trabajado en el Plan País», recordó el plan de gobierno que el Parlamento venezolano acordó para recuperar la economía una vez Maduro deje la silla presidencial. Guaidó insistió en la necesidad de organizar un gran voluntariado nacional, a través de internet y las redes sociales. El Legislativo activó la página www.voluntariosxvenezuela.com, donde ya estarían registrados entre 250.000 y 300.000 personas. A algunas de ellas el propio Guaidó las ha llamado directamente por teléfono para incentivar más participación.

«Debemos ser millones organizados en el caso negado de que las Fuerzas Armadas no quieran permitir el ingreso de la ayuda humanitaria», advirtió el presidente encargado. En esa condición, a pesar de que los cuarteles se han mantenido respaldando a Maduro, giró una orden a los uniformados: «No impidan que pasen los insumos, y cesen la represión». A los voluntarios les hizo dos llamamientos: convocar a familiares, amigos y demás personas a sumarse también, y participar este sábado 16 de febrero a asambleas y reuniones de logística. Anunció que el domingo se instalarán campamentos humanitarios itinerantes para atender a la gente con los bienes que ya están en el país «porque mientras siga secuestrada la burocracia, tendremos que llevar a cada lugar lo que hemos generado». Recordó la entrega que hizo el lunes de un primer envío de «85.000 suplementos que se traducen en 1,7 millones de raciones nutricionales para niños y 4.500 suplementos para embarazadas». Ese cargamento, que no se ha especificado procedencia ni cómo entró al país, fue donado a la Asociación de Centros de Salud (Assovec), una red de organizaciones católicas que incluye a dispensarios populares y hospitales. «La intención es distribuir este donativo entre las diferentes organizaciones con las que desde siempre hemos trabajado en los lugares más empobrecidos, con los más vulnerables», dijo la directora, Sohely Subero.

Julio Castro, médico que forma parte del equipo técnico de la ayuda humanitaria, explicó que el componente de suplemento proteico de ácido fólico y hierro para embarazadas evita las malformaciones del feto. Cada frasco alcanza para toda la etapa de gestación. Mientras que los micronutrientes en polvo son un suplemento alimenticio que se complementa con la alimentación normal. Cada sobre alcanza para 20 raciones. Contienen ácido fólico, hierro para contribuir al desarrollo neurológico de los niños. La aspiración es que, a partir del 23 de febrero, más asistencia internacional pueda ser repartida a través de organizaciones establecidas y con trayectoria. De hecho, el diputado Miguel Pizarro, presidente de la Comisión Especial encargada de la Ayuda Humanitaria de la Asamblea Nacional, se reunió con los directores de la Cruz Roja en el país, que han manifestado su disposición para coordinar y canalizar los esfuerzos asistenciales.

Mientras tanto, Nicolás Maduro mantiene su negativa. «Eso es un 'show' que ha montado el Gobierno de Estados Unidos con la complacencia del Gobierno colombiano para tratar de humillar a los venezolanos. Venezuela no es un país de hambruna. Tiene altísimos niveles de nutrientes y de acceso a la alimentación», dijo en una entrevista a la BBC. En esa conversación el gobernante asoma estar dispuesto a que la crisis política venezolana termine en violencia si se produce una intervención militar en Venezuela. «No nos dejarían otra alternativa», sentenció.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs