Cinco escenarios para el laberinto del Brexit

La crisis institucional entre el Ejecutivo y el Legislativo se agudiza a ocho semanas de la salida oficial de Reino Unido de la UE

Manifestantes partidarios de la Unión Europea, ayer frente al Parlamento británico
Manifestantes partidarios de la Unión Europea, ayer frente al Parlamento británico

La crisis institucional entre el Ejecutivo y el Legislativo se agudiza a ocho semanas de la salida oficial de Reino Unido de la UE

El caos y la incertidumbre dominan la política británica después de que el Parlamento haya aprobado el miércoles una ley que impide al Gobierno salir sin acuerdo de la UE el 31 de octubre y ha bloqueado los planes de Boris Johnson de convocar elecciones anticipadas el 15 de octubre. ¿Que salidas se vislumbran a una crisis institucional que ha dividido Reino Unido desde el referéndum de 2016.

1. NUEVA PRÓRROGA DE LA UE

Ésta es la meta del frente anti Brexit salvaje formado por la oposición y los diputados “tories” críticos con la estrategia de Boris Johnson de salir de la UE “sí o sí” el 31 de octubre. La ley que prevé solicitar una nueva prórroga (y ya serían tres) a Bruselas logró ayer el apoyo de 327 diputados frente al rechazo de 299 en la Cámara de los Comunes. Ahora la propuesta legislativa debe ser debatida y votada por la Cámara de los Lores, tradicionalmente mucho más proeuropea, para que pueda a así ser sancionada por la reina Isabel II antes de que comience el receso parlamentario que ha impuesto el “premier” Boris Johnson entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre. La norma prevé que, a menos que Londres llegue a un compromiso con Bruselas para salir de la UE, el Gobierno británico deberá solicitar el 19 de octubre a los Veintisiete una nueva prórroga de tres meses, hasta el 31 de enero, para seguir negociando. En ese momento, sería la UE la que debería aceptar por unanimidad si concede más tiempos a Londres para evitar un Brexit a las bravas.

2. JOHNSON IGNORA LA LEY

La oposición no descarta que Johnson no presente a la reina la ley para su firma, preceptiva para que entre en vigor, o simplemente no la acate. Y es que las señales que ha dado al respecto son contradictorias. Si bien en un momento aseguraba que naturalmente el Gobierno respetaría la ley emanada por el Parlamento, horas después se negaba a aceptar cualquier cortapisa a su promesa de salir de la UE la noche de Halloween.

3. ACUERDO CON BRUSELAS

En las ocho semanas que restan para completarse la salida oficial de Reino Unido de la UE, pocos diplomáticos o dirigentes europeos piensan que Londres logre presentar una alternativa viable al “backstop”, la salvaguarda irlandesa para evitar una frontera dura entre las dos Irlandas tras el Brexit. Una medida temporal pactada por el anterior Gobierno de Theresa May tras duras negociaciones y que su sucesor en Downing Street rechaza taxativamente por romper la unidad de Reino Unido. Para muchos la voluntad negociadora de Johnson es una mera pose para acabar culpando a Bruselas del fracaso de las negociaciones.

4. ELECCIONES ANTICIPADAS

Que Reino Unido acudirá a las urnas más pronto que tarde y no agotará la legislatura, que concluye oficialmente en junio de 2022, es de las pocas certezas en el caso político que vive Reino Unido desde la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio de 2016. La incógnita es saber cuándo. Perdida su mayoría parlamentaria el lunes y tras la expulsión de 21 diputados conservadores que votaron con la oposición el lunes para arrebatar al Gobierno el control de la agenda parlamentaria, el Gabinete de Boris Johnson no cuenta con apoyos suficientes para sacar adelante ninguna iniciativa en el Parlamento. Atado de pies y manos, el líder “tory” quiere acudir a elecciones cuanto antes para legitimar su agenda “brexiter”. Su estrategia pasaba por convocar a los británicos el 15 de octubre para presionar a la UE, que se reúne en el Consejo de Bruselas del 17 y 18, y obtener la mayoría suficiente para domeñar el Parlamento y, de paso, librarse de los “tories” rebeldes. Sin embargo, el “premier” necesita el apoyo de dos tercios de los Comunes para disolver la Cámara Baja y sus señorías le volvieron anoche a dar un nuevo bofetón (ya van tres en 24 horas) al “premier”. La iniciativa para adelantar las elecciones contó con solo el apoyo de 298 de los 434 necesarios. De ahí que se especule con la idea de que Johnson trate ahora de enmendar la ley para reducir a su favor la mayoría necesaria.

Si el bloqueo político persiste y el Gobierno no se doblega al mandato de la oposición para pedir más tiempo a la UE, no se descarta la idea inicial de que Johnson se atrinchere en Downing Street y convoque elecciones a partir del 31 de octubre, una vez consumada la salida de la UE.

5. BREXIT SALVAJE

Es el escenario para el que se prepara Bruselas a la vista del caos político reinante al otro lado del Canal de la Mancha. Según la ONU, el portazo costaría a la economía británica 14.600 millones en exportaciones a la UE, su principal socio comercial. Si de mano del filibusterismo político, los conservadores impiden en la Cámara de los Lores la aprobación del proyecto de ley para evitar un Brexit salvaje o simplemente Johnson halla argucias legales para no acatar la norma, el reloj seguiría marcando las horas hasta las once de la noche (hora británica) del 31 de octubre. Lo que pasará el 1 de noviembre es un acertijo envuelto en un enigma dentro de un misterio, como decía Churchill sobre la URSS.