Cómo ganar perdiendo

Wilders se ha quedado lejos de sus aspiraciones para el 15-M, pero ha marcado el discurso

La Razón
La RazónLa Razón

Pirómano de la política holandesa con su cruzada contra Europa y el islam, Geert Wilders no está dispuesto a tirar la toalla. Si bien no ha logrado convertir al Partido de la Libertad (PVV) en la fuerza más votada el 15-M, las semillas del populismo han germinado en la tradicionalmente tolerante sociedad holandesa, que comienza a preguntarse si no está en riesgo su identidad nacional. «Hubiera preferido estar en sus zapatos [de Rutte] y ser el ganador de las elecciones, pero al mismo tiempo, el VVD ha perdido ocho escaños y nosotros hemos ganado cinco. Somos combativos, merecemos estar entre los ganadores», aseguraba en la noche electoral.

Tras veinte años como diputado, el lenguaje y el discurso simplista del líder de extrema derecha se han instalado en el escenario político nacional. «El debate político, el lenguaje político, las actitudes de los medios y el panorama de los partidos han sido afectados por Wilders», reconoce Tom-Jan Meevs, columnista del diario «NRC». Precisamente, para no verse arrollados por su verborrea, los partidos tradicionales, acostumbrados a pactar y hacer concesiones en décadas de coaliciones, han asumido parte del discurso sobre inmigración. A pocos pasó desapercibida la carta abierta de enero de Rutte, en la que instaba a los inmigrantes que provocaban problemas a «actuar normalmente o marcharse». Mathis Rooduijn, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Útrecht, coincide en que los «principales partidos han girado a la derecha. Wilders ha cambiado la política local». No obstante, Paul Lucardie, de la Universidad de Groningen, matiza a LA RAZÓN que si bien los liberal conservadores y los democristianos han adoptado posiciones más duras en inmigración, otros partidos como el socialdemócrata no lo han hecho.

De ahí que el líder ultra sepa que, aun perdiendo, ya ha triunfado, pues ha inoculado su discurso del odio en la sociedad. «Parece que hemos ganado antes de celebrarse las elecciones porque muchos de nuestros colegas nos están copiando», se congratulaba durante la campaña. Como Trump o Le Pen, el líder del PVV sabe que puede seducir a esa parte de la población holandesa que siente como la perdedora de la globalización. «Los estudios muestran que hay una parte de la población bastante pesimista acerca de su futuro; entre el 30 y el 35% de la población, generalmente sin estudios superiores, es favorable a un partido como el de Wilders», constata el experto en opinión pública Maurice de Hond. Precisamente, los populistas obtuvieron sus mayores triunfos electorales el miércoles en la áreas rurales del este de Groningen y en sur, donde fue el más votado en Maastricht y Venlo, su ciudad natal, enclavada en la región más pobre.

l Parlament de Cataluña se debe constituir en 20 días hábiles que empiezan a contar al día siguiente de las elecciones del 27 de septiembre. Este plazo de 20 días finaliza el 26 de octubre, porque en esas semanas solamente hay una festividad: el 12 de octubre. Si en ese Parlament, los independentistas tienen mayoría, condición sine qua non, éstos tienen la intención de aprobar una «proclamación solemne» de inicio del proceso de desconexión con España. Con esta proclamación, Junts pel Sí –se supctubre, porque en esas semanas solamente hay una festividad: el 12 de octubre. Si en ese Parlament, los independentistas tienen mayoría, condición sine qua non, éstos tienen la intención de aprobar una «proclamación solemne» de inicio del proceso de desconexión con España. Con esta proclamación, Junts pel Sí –se supone que con el apoyo de las Candictubre, porque en esas semanas solamente hay una festividad: el 12 de octubre. Si en ese Parlament, los independentistas tienen mayoría, condición sine qua non, éstos tienen la intención de aprobar una «proclamación solemne» de inicio del proceso de desconexión con España. Con esta proclamación, Junts pel Sí –se supone que con el apoyo de las Candictubre, porque en esas semanas solamente hay una festividad: el 12 de octubre. Si en ese Parlament, los independentistas tienen mayoría, condición sine qua non, éstos tienen la intención de aprobar una «proclamación solemne» de inicio del proceso de desconexión con España. Con esta proclamación, Junts pel Sí –se supone que con el apoyo de las Candione que con el apoyo de las Candidaturas de Unidad Popular– quiere que el Parlament «en atención al mandato popular recibido» en las elecciones inicie el proceso de creación del Estado catalán.

El bienestar, en riesgo

tismo va a coincidir con las elecciones generales y, por tanto, con un Congreso de los Diputados y un Senado disueltos. El presidente del Gobierno debe convocar elecciones el 20 o el 27 de octubre Lore molortie mincilit aliquatet ipsummy nullaor riusciliquis amet, qui tis delit augait, veliscin ut etueros ea feu facinisi.

Duis ea con vel utpat laor accum dui bla facil il dunt wisci er suscil elent luptatet, quiscil scing essi estrud exerit amet, conseniat, volor ip et, quatuer suscini cillametum eugait nummy nisit aliscip scillamet nim incilisl dolorer liquis alisi eugue te magna feuguer essed tatio consenisis nit lobor ipsuscil ilit vel dipsusto consequam zzriustrud dionulla facip euis augait augait ilit num dolore ex ex estrud tin venibh ex etue min volenit lor in hent lamet ipis nos accummodion ut inim nullao