Cristina Fernández denuncia una «persecución política»

Ignora las preguntas de los jueces durante su comparecencia ante el tribunal tras ser imputada por corrupción

La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner llega a los tribunales de Comodoro
La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner llega a los tribunales de Comodoro

Ignora las preguntas de los jueces durante su comparecencia ante el tribunal tras ser imputada por corrupción

De nuevo Cristina Fernández de Kirchner desfiló rodeada de sus "hordas peronistas", "los cachorros"que surgieron de la Campora, esa organización juvenil que creó su difunto marido, Néstor Kirchner y que hoy, "hace aguas". “Una guardia pretoriana” que la escoltó hasta tribunales, aunque finalmente “la dama de Sur” entró por la puerta de atrás. Se trata de su tercera declaración indagatoria desde que dejó el poder, acusada de haber recibido sobornos de empresarios y lavado de dinero, entre otros delitos.

Durante la indagatoria fiel a su estilo altanero y arrogante, tan solo respondió a tres preguntas. Todas con ironía y sarcasmo. Todas sin contenido. Desvió la mirada y entregó un escrito denunciando una “persecución política” sin precedentes, convirtiéndose en mártir, una “evita crucificada”; El discurro más viejo esgrimido por los ladrones de guante blanco y cuchillo de plata. El lunes sus vástagos Florecía y Máximo también acudieron a tribunales. Cuando el patriarca, el ex presidente Néstor Kirchner murió, traspasó las acciones de la Sociedad Los Sauces a sus sucesores y a su compañera, una herencia envenenada. La espada de Damocles se cierne sobre “el Clan”.

“Como cualquier persona tengo derecho a ser juzgada por un juez imparcial, circunstancia que ni remotamente reúne el magistrado a cargo de esta causa”, se quejó Fernández.

“La viuda peronista” sostuvo que desde que Macri asumió el poder en diciembre de 2015 las causas en su contra fueron “iniciadas por legisladores opositores a mi gobierno, que luego fueron ampliamente difundidas a través de un aparato de propaganda que sólo registra comparaciones con el que tuvieron a su disposición gobiernos totalitarios”.

El juez Bonadío, apodado como “el inquisidor” por los “cristinistas”, quedó en condiciones de resolver en 10 días la situación procesal de Fernández y sus hijos, sospechosos de haber integrado una organización que, según las denuncias de opositores, recibió entre 2003 y 2015 dinero “como ilegítima contraprestación por el indebido otorgamiento de obra pública, licencias de juego y áreas petroleras” que fue introducido en el circuito financiero “procurando brindarle una apariencia de origen lícito”. Esas contraprestaciones o retornos, según las sospechas del magistrado, se efectuaron mediante el alquiler a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López de inmuebles propiedad de la firma Los Sauces.

Dólar futuro, Hotesur, y la ruta del dinero K son otros de los asuntos judiciales que más preocupan a la ex mandataria y su entorno. Cuatro causas que podrían tener un final fatal para Cristina Kirchner.