Desplome en los sondeos del euroescéptico UKIP

Nigel Farage pide el voto casa por casa ayer en Broadstairs,  en el sureste de Inglaterra
Nigel Farage pide el voto casa por casa ayer en Broadstairs, en el sureste de Inglaterra

A pesar de haberse convertido en la tercera fuerza política y haber puesto en jaque al bipartidismo de Westminster con su mensaje antiinmigración y antiUE, el respaldo al UKIP en las últimas encuestas ha caído a los niveles de hace seis meses. Su líder, Nigel Farage, ha reconocido el desplome y también las dificultades que tiene para conseguir el escaño en la circunscripción donde se presenta como candidato, South Thanet. Es más, en caso de no conseguir asiento, ha dicho que dimitirá, ya que «no tiene sentido acudir a la Cámara de los Comunes simplemente como invitado». En este sentido, los laboristas y conservadores, prácticamente empatados, ganan apoyos en algunos distritos electorales gracias a la caida del euroescéptico. Según un estudio financiado por el ex dirigente «tory» Michael Ashcroft –que a pesar de su pasado político, sus encuestas son consideradas fuente fiable de información– las dos formaciones mayoritarias han subido diez puntos en nueve de los diez distritos consultados. Los conservadores ganarían en cinco de ellos, los laboristas en cuatro y habría un empate en el último. Sus conclusiones coinciden, además, con la gran mayoría de los sondeos, que vaticinan una de las elecciones más reñidas de las últimas décadas.