Política

El avance imparable de los yihadistas en Irak

Los terroristas del EIIL toman el control de la frontera occidental con Siria y Jordania y capturan tres nuevas ciudades en la provincia de Al Anbar

Mujeres chiíes marchan a favor de las fuerzas iraquíes en Kerbala, al sur de Irak, ayer
Mujeres chiíes marchan a favor de las fuerzas iraquíes en Kerbala, al sur de Irak, ayer

Los insurgentes suníes han avanzado en el oeste de Irak y han tomado varias zonas cerca de la frontera con Siria, dentro de su estrategia por extender sus tentáculos en ambos países.

Los insurgentes suníes han avanzado en el oeste de Irak y han tomado varias zonas cerca de la frontera con Siria, dentro de su estrategia por extender sus tentáculos en ambos países. Los grupos opositores al Gobierno del chií Nuri al Maliki, entre los que destaca el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), tomaron el control de Qaem, Raua y Aana. El portavoz del Ejército, general Qasem Ata, reconoció en una rueda de prensa que las tropas gubernamentales no tuvieron otra opción que replegarse de manera «táctica» de esas tres localidades.

Su intención, dijo, es «volver a movilizar y reactivar las unidades militares en zonas fuertes y garantizar su control de manera efectiva». Estas poblaciones se encuentran junto a la frontera siria, en la provincia de Al Anbar, feudo de los extremistas ubicado en el oeste de Irak que lleva desde hace meses siendo el objetivo de una ofensiva militar sin que por el momento se haya expulsado al EIIL de sus dos principales ciudades, Ramadi y Faluya. Además, el puesto fronterizo de Al Qaem ha caído en manos de los extremistas después de días de combates en sus alrededores, incluso en la parte siria, en la localidad de Al Bukamal, donde el EIIL mantiene su lucha contra otros grupos rebeldes sirios.

Confusa es la situación en otros dos puestos de control. Mientras que fuentes tribales destacaron que los yihadistas han cercado el de Trebil, junto a Jordania, y el de Al Walid, que une Al Anbar con Siria, las autoridades desmienten por ahora que estén bajo el control de los «terroristas». El jeque tribal en la provincia occidental de Al Anbar, Faruq al Dufairi, informó de que los rebeldes cercaron el paso fronterizo de Trebil, que une esa región con el noreste de Jordania. Asimismo, explicó que asediaron también el puesto de Al Walid, que une Al Anbar con la provincia siria de Homs. Al Dufairi, que también es un destacado dirigente de las protestas tribales en Al Anbar contra el Gobierno de Al Maliki, indicó que los rebeldes cercaron la localidad de Hadita, en la misma provincia. Esas informaciones fueron confirmadas también por el activista opositor Abu Abdela al Iraqi.

En su intento de mantener una imagen de fortaleza, el Ministerio iraquí de Interior destacó que esos sitios han estado funcionando con normalidad. Lo que menos quiere Bagdad es dejar escapar de su control esos puestos fronterizos, que los radicales consideran claves para acelerar el paso ilegal de combatientes y armas, reforzando así su yihad o guerra santa. Las autoridades también intentan contener el avance de los insurgentes en otras zonas del país y, en ese sentido, aseguraron que continúan dominando la estratégica población de Tel Afar, en la provincia de Nínive y próxima al límite con Siria.

Esta localidad ya fue tomada por los yihadistas del EIIL, que después han librado intensos combates contra las fuerzas del orden. Sin embargo, fuentes de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), uno de los principales partidos de esa región autónoma iraquí, afirmaron en una nota de prensa que Tel Afar ha vuelto a caer en manos extremistas, sin que se haya podido confirmar ese extremo de forma oficial.

Choques en la refinería

Los enfrentamientos también se sucedieron en la principal refinería de petróleo, cerca de la localidad de Biyi y a unos doscientos kilómetros de Bagdad, según el Ejército, que informó de la muerte de decenas de supuestos terroristas en otras provincias del país como Saladino o Babel. El portavoz del Ejército iraquí también informó de que 42 terroristas fueron abatidos y trece de sus vehículos destruidos en operaciones en el este de Tikrit, capital de la provincia de Saladino. En una campaña similar, diez extremistas fallecieron en la zona de Yarf al Sajr, ubicada en el norte de la provincia de Babel.

En Mosul, tomada por los insurgentes desde el pasado día 10, algunas estatuas han sido retiradas dentro de la campaña del EIIL por aplicar una versión radical de la ley islámica, según la televisión oficial. El temor a que los extremistas puedan alcanzar la capital ha llevado al Gobierno y a los principales líderes chiíes a movilizar a los civiles.

El Ejecutivo de Al Maliki ha pedido a Estados Unidos que lance ataques aéreos contra los que califica de «terroristas», pero Washington sólo ha permitido el envío de unos trescientos asesores militares a Irak y ha negado que esto suponga reiniciar sus operaciones en ese país.