El explosivo campo de Lesbos donde los refugiados ya no pueden más

El gobierno griego trasladará a cientos de inmigrantes tras los disturbios de este fin de semana que provocaron la muerte de dos personas. Más de 9.000 migrantes llegaron por mar a Grecia en agosto

Inmigrantes en el campo de Moria, en la isla griega de Lesbos/Reuters
Inmigrantes en el campo de Moria, en la isla griega de Lesbos/Reuters

El gobierno griego trasladará a cientos de inmigrantes tras los disturbios de este fin de semana que provocaron la muerte de dos personas. Más de 9.000 migrantes llegaron por mar a Grecia en agosto

Las autoridades griegas acelerarán los traslados de migrantes y refugiados desde las islas del Egeo hasta la Grecia continental tras los incidentes registrados el domingo en el campo de Moria, en Lesbos, donde se produjeron disturbios y un incendio en el que perdieron la vida al menos dos personas.

Los choques comenzaron después de que se iniciase un incendio en el interior de uno de los contenedores utilizados para albergar a los migrantes. El Ministerio de Sanidad ha confirmado la muerte de una mujer -las ONG elevan a dos las víctimas-, así como al menos 17 heridos.

Tras los incendios un grupo de refugiados se enfrentó a los agentes de policía y bomberos lanzándoles piedras y palos, a lo que la Policía respondió con gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

Medios locales apuntan que los refugiados destruyeron dos camiones de bombero y parte de las instalaciones del Servicio de Asilo durante los disturbios. Un portavoz de la Policía explicó a Efe que, aunque la tensión se ha reducido, el campamento aún está fuera de control y la operación policial continúa.

Las autoridades de la isla han recibido refuerzos desde la capital ateniense, de donde esta tarde salió un avión Lockheed C-130 con dos brigadas antidisturbios, el director de la Policía griega y el viceministro de Orden Público.

Desde hace tiempo la situación en este campo de Moria es explosiva, principalmente por el hacinamiento y la insalubridad consecuencia de que acoge a unas 12.000 personas aunque solo está preparado para unas 3.000, algo que tanto ONG como la sociedad local han denunciado durante años.

El viceministro de Protección Ciudadana, Lefteris Economou, ha confirmado que unas 250 personas serán trasladadas este mismo lunes desde el campo de Moria a la parte continental del país, en un intento por vaciar unas instalaciones que exceden por cuatro el límite máximo de capacidad.

Esta política de traslados no es nueva, pero se enmarca en los intentos del actual Ejecutivo por evitar una saturación aún mayor de las instalaciones coincidiendo con un nuevo repunte de las llegadas. Más de 9.000 migrantes llegaron por mar a Grecia en agosto, una cifra sin precedentes desde la aplicación del acuerdo entre la UE y Turquía hace más de tres años, y en septiembre el dato ya supera los 8.000.