El marido de Asia Bibi pide presión internacional sobre Pakistán para liberarla

Ashiq Masih, el marido de la cristiana pakistaní Asia Bibi acompañado por su hija Eisham
Ashiq Masih, el marido de la cristiana pakistaní Asia Bibi acompañado por su hija Eisham

Ashiq Masih, el marido de la cristiana pakistaní Asia Bibi que fue condenada a muerte por un supuesto delito de blasfemia, confía en que “algún día” será liberada y, mientras, pide a la comunidad internacional que ejerza presión sobre el Gobierno de Pakistán para que éste “pueda emitir un indulto”.

En una entrevista con Efe, acompañado por su hija Eisham, de 15 años, y por su abogado Joseph Nadeem, Masih ha asegurado que su familia está “sufriendo mucho” y ha mostrado su confianza en que el apoyo internacional se mantendrá hasta que su esposa sea liberada.

Masih se encuentra de visita en Madrid para asistir al I Congreso Internacional sobre Libertad Religiosa, “Todos somos nazarenos”, organizado por la plataforma MasLibres.org, (perteneciente a HazteOir.org) y CitizenGO.

Un días después de haber sido recibido y bendecido por el papa Francisco en el Vaticano, Masih ha relatado que le pidió que rezara e “hiciera algo” para que sea posible la liberación de su mujer. “Él nos transmitió sus palabras de esperanza y nos dijo que Asia Bibi será liberada pronto”, ha asegurado.

Ha explicado que hace poco visitó a su mujer en la cárcel y que ella se encuentra bien, tanto desde el punto de vista psicológico como del físico. No obstante, “echa mucho de menos a sus cinco hijos”.

Asia Bibi fue denunciada en 2009 por unas campesinas musulmanas, que la acusaron de contaminar el agua por ser cristiana y, desde entonces, permanece en la cárcel de Sheikhupura condenada a muerte.

“Nosotros somos personas de fe, creemos en Dios y creemos que algún día ella saldrá de la cárcel y podrá llevar una vida pacífica junto a su familia”, ha indicado su marido, quien ha agradecido el apoyo que están recibiendo de la comunidad internacional.

Ha señalado, a través de su abogado, que actualmente el proceso penal contra Asia Bibi se encuentra “en recurso de apelación del Tribunal Supremo”, por lo que ha solicitado a la comunidad internacional que ejerza presión sobre Pakistán para que sea liberada mediante un indulto.

En cuanto a la situación que están viviendo los cristianos en Pakistán, Masih ha indicado que es “muy difícil” y que “están sujetos a grandes sufrimientos diarios”.

Según ha contado que hace pocos días unos jóvenes musulmanes preguntaron a un chico de 14 años si era cristiano y, al contestar que sí, “le rociaron en aceite y le quemaron vivo”. “Ayer falleció”, ha añadido.

Preguntado sobre si cree que en Europa las personas son realmente conscientes de esta situación, ha contestado que sabe que los cristianos europeos rezan por ellos y les están “muy agradecidos por ello”.

El marido de Asia Bibi ha asegurado que, debido a la ley antiblasfemia vigente en Pakistán, la situación de los cristianos es “muy difícil” y viven con miedo porque siempre están “amenazados” y no pueden “hablar y expresarse libremente”.

La ley antiblasfemia fue establecida en época colonial británica para prevenir choques religiosos, pero en la década de 1980 varias reformas auspiciadas por el dictador Zia ul Haq favorecieron el abuso de esta norma.

Los intentos de reforma de la ley a lo largo de los años han chocado con la resistencia de integristas islámicos.

En 2011, el gobernador de la provincia de Punyab, Salman Taseer, y el ministro cristiano de Minorías, Shahbaz Bhatti, fueron asesinados por oponerse a esta legislación y pedir su reforma.

Ante esta situación, Masih ha manifestado que, pese a casos como el de su esposa, la realidad es que esta ley “no podrá ser cambiada”.

España, además de otros países como Francia, Italia y Estados Unidos, llevan pidiendo la libertad de Asia Bibi desde hace cuatro años y varias organizaciones han impulsado campañas para su liberación. Clara Hernández/EFE