El Parlamento de Montenegro aprueba su ingreso en la OTAN

La Alianza Atlántica bombardeo el país en 1999, entonces parte de Yugoslavia, dentro de la denominada guerra de Kosova

Manifestantes en Montenegro acusan a la OTAN de tener sangre en las manos.
Manifestantes en Montenegro acusan a la OTAN de tener sangre en las manos.

El Parlamento de Montenegro aprobó hoy el ingreso del país en la OTAN, en una sesión boicoteada por la mayor parte de la oposición y parte de la población. Los aviones de la Alianza Atlántica bombardearon el país en 1999.

El Parlamento de Montenegro aprobó hoy el ingreso del país en la OTAN, en una sesión boicoteada por la mayor parte de la oposición y que transcurrió mientras en el exterior del edificio se desarrollaba una manifestación contra la Alianza.

Un total de 46 de los 81 diputados apoyaron la adhesión a la OTAN de Montenegro, un país candidato a entrar en la Unión Europea (UE) con lazos históricos con Rusia, y que se espera se formalice en la cumbre que celebrará la Alianza el 25 de mayo.

Este histórico paso se produce en medio de las tensas relaciones entre Occidente y Rusia, que ha criticado esta expansión de la OTAN hacia el sureste de Europa.

Montenegro, país de unos 625.000 habitantes y poco más de 13.000 kilómetros cuadrados, controla el último tramo del Mediterráneo que aún no es parte de la Alianza Atlántica.

Para el carismático exprimer ministro, expresidente y actual líder del DPS, Milo Djukanovic, considerado como el “hombre fuerte” del país, la entrada en la OTAN “es de máxima importancia para la actualidad y el futuro del país”.

Además, critica a la oposición por exigir un referéndum como la única forma legítima de decidir al respecto, al considerar que de esta forma solo “camufla” su postura antieuropea “y opta por el sistema de valores ruso”.

Sólo cuatro diputados opositores tienen previsto acudir hoy a la Cámara para apoyar el ingreso en la OTAN.

La opinión pública del país está dividida respecto a la OTAN, con un 47 % que apoya el ingreso del país en la Alianza, mientras que un 38 % lo rechaza, según una reciente encuesta.

No hay que olvidar que la Alianza Atlántica bombardeó el país, entonces parte de Yugoslavia, entre marzo y junio de 1999 en medio de la denominada guerra de Kosovo. De hecho, los bombardeos tuvieron lugar sin autorización previa de la ONU, por lo que son muchas las voces que los consideran crímenes de guerra.

De hecho, en estos ataques, que se centraron sobre todo en Belgrado, participaron los F-18 del Ejército del Aire español.