El republicano Paul Ryan, nuevo presidente de la Cámara Baja de EEUU

El presidente saliente, John Boehner felicita a Paul Ryan, nuevo presidente
El presidente saliente, John Boehner felicita a Paul Ryan, nuevo presidente

El legislador republicano Paul Ryan fue confirmado hoy por la Cámara de Representantes de Estados Unidos como su nuevo presidente, reemplazando así al congresista John Boehner, quien ostentaba el cargo desde enero de 2011.

Ryan logró 236 votos a favor de su candidatura, con un margen amplio sobre los 218 necesarios para alcanzar el liderazgo de la Cámara Baja.

En su primer discurso como presidente, Ryan, recibido por los legisladores con una larga ovación, reconoció que la Cámara de Representantes "está rota"y no logra avanzar en sus objetivos ni resolver los problemas de los ciudadanos.

El legislador por Wisconsin, rodeado por su familia y todos los miembros de la Cámara Baja, insistió en que el Legislativo tiene que volver "a su orden natural"y trabajar para que los estadounidenses no miren a "Washington y vean el caos".

"Necesitamos hacer cambios, empezando por cómo trabaja la Cámara. Si usted conoce un asunto, entonces escriba la ley", dijo Ryan, quien también reiteró que la mayoría, que ahora la ostenta su partido en el Congreso, tiene que "respetar"a los miembros de la minoría, en este momento demócrata.

"No somos el eco de la gente. Representamos a la gente. Y solo una Cámara que funcione completamente puede de verdad representar a la gente", insistió el nuevo presidente, que desde hoy ocupa el tercer cargo de poder más importante de EEUU, por detrás del presidente y el vicepresidente del país.

Ryan fue elegido "speaker", como se conoce al cargo en EEUU, tras semanas de divisiones internas dentro del Partido Republicano, después de que, por las presiones de los más ultraconservadores, renunciara a presentarse al cargo el sustituto natural de Boehner y candidato del aparato, el "número dos", Kevin McCarthy.

Ante su inesperada renuncia, muchos de los miembros de la Cámara Baja pidieron a Ryan que presentara su candidatura al considerarlo como el mejor aspirante de unidad en una bancada dividida, ante la notable presencia de representantes próximos al ultraconservador Tea Party, que de facto provocó la salida del propio Boehner.