El sentimiento antimusulmán se desata en Reino Unido

La Policía detiene a un décimo sospechoso del asesinato

Simpatizantes del grupo de ultraderecha English Defense League se manifestaron ayer en Londres con lemas en contra de los musulmanes
Simpatizantes del grupo de ultraderecha English Defense League se manifestaron ayer en Londres con lemas en contra de los musulmanes

Las autoridades británicas detuvieron ayer a un nuevo sospechoso relacionado con el asesinato extremista del miércoles del soldado Lee Rigby a manos de dos islamistas, Michael Adebolajo y Michael Adebowale, que continúan recuperándose en dos hospitales distintos. Ya son diez personas las que han sido arrestadas e interrogadas, aunque es la primera vez que uno de los sospechosos tiene más 20 años. En Welling, al este de Londres, la Policía detuvo a un hombre de 50 años por su conexión con el caso que ha conmocionado a Reino Unido, pero que también ha abierto una peligrosa brecha en la sociedad. El brutal asesinato ha alentado a los grupos de extrema derecha a manifestarse bajo un fuerte sentimiento antimusulmán como pretexto. Ayer, cientos de simpatizantes de la ultraderecha marcharon por las calles de la capital al grito de «Asesinos musulmanes fuera de nuestras calles» y «sólo hay un Lee Rigby». Los manifestantes, que llegaron al millar, habían sido convocados por La Liga Inglesa de Defensa (EDL) y fueron escoltados en todo momento por los agentes, aunque lograron romper el cordón policial de la céntrica Trafalgar Square y se dirigieron al número 10 de Downing Street. Allí, criticaron al primer ministro británico, David Cameron, acusándole de no preocuparse por Reino Unido, sobre todo tras la difusión de las imágenes de un «premier» relajado en una terraza de Ibiza. Momentos después, llegó al número 10 una concentración antifascista, mucho menos numerosa, que los calificó de «EDL, fascistas». Los grupos intercambiaron insultos y hubo algún leve enfrentamiento.

Además, a las represalias antiislámicas del miércoles por la noche, se une una nueva. Según informa AP, la mezquita de Grimbsy, al norte de Inglaterra, fue atacada. El encargado del templo religioso, Diler Gharib, agradeció a sus vecinos por ayudarle tras los ataques con bombas de gasolina a su mezquita. La Policía ya ha detenido a los dos posibles culpables.

Woolwich, el santuario de Lee Rigby

Al sur de la capital, en Woolwich, barrio donde el soldado Lee Rigby fue brutalmente asesinado a manos de dos integristas islámicos, aún continúan acercándose personas para depositar flores y mostrar su respeto por el militar muerto y por sus familiares. La calle donde falleció se ha convertido en un auténtico santuario lleno de flores, de ofrendas y de camisetas como la que llevaba puesta el joven de 25 años aquel trágico miércoles.