El Tribunal de la Haya condena a 18 años de prisión al exlíder rebelde congoleño Bemba

Se castigan lo crímenes cometidos por sus tropas en la vecina República Centroafricana entre 2002 y 2003

Jean-Pierre Bemba, ante la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya
Jean-Pierre Bemba, ante la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya

La CPI condena a 18 años de prisión al exjefe militar del Movimiento para la Liberación del Congo por tres crímenes de guerra y dos de lesa humanidad cometidos por sus tropas en la vecina República Centroafricana entre 2002 y 2003.

La Corte Penal Internacional (CPI) condenó hoy a 18 años de prisión al exjefe militar del Movimiento para la Liberación del Congo, Jean-Pierre Bemba, por tres crímenes de guerra y dos de lesa humanidad cometidos por sus tropas en la vecina República Centroafricana entre 2002 y 2003.

La Fiscal de la corte, Fatou Bensouda, había pedido que Bemba fuera sentenciado al menos a 25 años de prisión, al considerar que esa pena sería proporcional a la gravedad de los crímenes cometidos y a su grado de culpabilidad.

La sentencia, leída por la jueza presidenta Sylvia Steiner, deja claro que, aunque Jean-Pierre Bemba no estaba presente en la República Centroafricana, sí "estuvo al mando"y "recibió informes diarios"en los que constaban los crímenes que sus soldados estaban cometiendo.

Añade que Bemba era el máximo responsable militar de las tropas del Movimiento de Liberación del Congo (MLC), que cometieron asesinatos, saqueos y violaciones en amplias zonas de la República Centroafricana.

El fallo subraya la crueldad de las tropas del MLC, que utilizaron la violación como crimen de guerra, y recoge duros testimonios de víctimas, algunas de ellas menores, que llegaron a sufrir abusos por parte de decenas de soldados.

"Jean-Pierre Bemba falló en su deber de tomar medidas efectivas para prevenir o evitar los crímenes de sus fuerzas", dijo la jueza Sylvia Steiner.

La sentencia no llega a los 25 años de prisión que solicitaba el Ministerio público, pero es mayor que los 14 años que pedía la defensa del exlíder congolés.

Efe