Internacional

Manual para vencer en una guerra de guerrillas: lo que necesita Ucrania para derrotar a Rusia

Más de un mes después del comienzo de la invasión, los ucranianos resisten como pueden a los asedios de las tropas rusas

Aunque Putin aseguró que “la operación militar especial” para “desmilitarizar” el territorio iba “según lo previsto”, lo cierto es que parece que al Ejército ruso le está costando ocupar Ucrania.
Aunque Putin aseguró que “la operación militar especial” para “desmilitarizar” el territorio iba “según lo previsto”, lo cierto es que parece que al Ejército ruso le está costando ocupar Ucrania. FOTO: SEDAT SUNA EFE

Más de un mes después del comienzo de la invasión de Ucrania a Rusia, los ucranianos resisten como pueden a los asedios de las tropas rusas. Aunque el presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró unos días atrás que “la operación militar especial” para “desmilitarizar” la zona iba “según lo previsto”, lo cierto es que parece que al Ejército ruso le está costando ocupar el territorio.

No obstante, ciudades como Jersón, están “tácticamente controladas” por Rusia, así como otras como Mariupol, aunque todavía resisten, están siendo acosadas y cercadas por los rusos, con bombardeos incluso a hospitales, geriátricos o teatros donde se refugiaban mujeres y niños.

El académico John Spencer, académico, veterano de guerra y experto reconocido interiormente publicó su “Mini-Manual” de la guerra de guerrillas para la resistencia ucraniana, con consejos que los civiles y combatientes de Ucrania deben adoptar para sobrevivir en la lucha al asedio ruso. Spencer sirvió durante 25 años al Ejército de Estados Unidos, y durante ese periodo de tiempo estuvo presente en dos “guerras de guerrillas” en Irak.

En primer lugar, Spencer expone catorce reglas generales para la permanencia y supervivencia mientras dura la guerra, en el que avisa que la defensa es lo más importante, que los ucranianos deben “esconderse” y esperar a que sea “el atacante” quien vaya a la posición en la que se encuentran ellos para contraatacarles “por sorpresa” y en el que, mientras tanto, se debe mantener bien alimentado e hidratado, así como otros cuidados de primera necesidad.

  • La defensa es la forma más fuerte de la guerra. El atacante debe venir a ti y tú debes estar en posiciones preparadas. Debe cruzar la calle abierta para atacar y debes matarlo en las calles y callejones.
  • Nunca dejes de preparar la defensa. Incluso cuando estés luchando debes seguir mejorando tus posiciones.
  • Haz que el atacante vaya donde tú quieres, no donde él quiere. Se debe bloquear todas las calles, callejones, puertas y ventana, y construir barreras tan altas como puedan ser. En definitiva, convertir la ciudad en una fortaleza de muros que haga que el enemigo entre en tus trampas preparadas.
  • Utiliza el hormigón. Es el mayor recurso defensivo. No utilices madera ni sacos de arena, son débiles. El hormigón reforzado con barras de acero (rebar) es uno de los materiales más fuertes. Construye barreras y posiciones de combate con él.
  • La sorpresa lo es todo. El atacante no puede ver a través del hormigón. Tú decides cuándo y dónde se producirá el combate se producirá. El enemigo teme profundamente a los francotiradores urbanos. Hazle creer que en cada ventana hay un francotirador.
  • Escóndete siempre, tu posición y tus armas. Desde arriba, por los lados o en otra posición, el enemigo puede verte. Así, es importante estar escondido y moverse dentro de los edificios, bajo las lonas entre los edificios, el enemigo no podrá atacarte. a usted.
  • Utiliza todas las instalaciones subterráneas. Si no hay ninguna debajo de ti, empieza a cavar. El atacante os bombardeará antes de asaltar. Podéis utilizar el subsuelo para esconderos, escapar, protegeros, almacenar suministros, moverse y contraatacar.
  • Lucha en grupos. Es importante buscarse equipos de 3 a 5 personas como mínimo.
  • Ataca siempre desde una posición protegida y oculta. No importa si estás lanzando algo o disparando algo; hazlo desde el interior de un edificio, desde pisos altos o bajos, detrás de montones de escombros, o apareciendo desde el subsuelo.
  • Ten siempre un plan de escape después de atacar. Haz agujeros en las paredes, suelos y techos para poder correr entre habitaciones y edificios cuando las bombas enemigas estén cayendo, o si están demasiado cerca de ti. Cava túneles bajo los edificios y las casas como lugares de escape. Haz un montón de posiciones de ataque diferentes posiciones de ataque. Coloca suministros por todas partes: munición, granadas, granadas propulsadas por cohetes, agua, etc.
  • No se deje sorprender. El enemigo intentará burlar sus defensas. Nunca tenga más de 2/3 de sus combatientes dormidos.
  • Beba agua. No puedes luchar si estás muerto. Puedes sobrevivir sólo 3 días sin agua, pero 3 semanas sin comida. Purifica el agua (hiérvela, añade lejía o yodo). Si tu orina es clara no hay nada que temer; Si es amarilla o marrón te estás hundiendo.
  • Lávate las manos antes de comer. Las enfermedades pueden matarte más que las balas enemigas. Cuando comas y beber asegúrate de que tus letrinas están a más de 100 metros de distancia. No dejes que las moscas toquen tu comida.
  • Debes respetar las leyes de la guerra. Debéis llevar marcas que os identifiquen como combatientes. No importa las tácticas del enemigo, deben seguir las leyes de la guerra para incluir el manejo de los combatientes enemigos capturados.

Respecto a la posición de ataque, el experto da ocho reglas a tener en cuenta “para atacar a quien intente atacar la ciudad”. Asegura Spencer que el defensor “cuenta con ventaja”, así como se pueden utilizar búnkeres fortificados y el subsuelo, que puede ser utilizado “como refugio”. Asimismo, el defensor debe tener en cuenta que no puede concentrar sus fuerzas contra el atacante.

  • El defensor urbano tiene la ventaja. Se necesita mucha fuerza para atacar y derrotar a un enemigo. La clave, dice el autor, se encuentra en una defensa establecida y debidamente construida que uno en campo abierto.
  • El terreno urbano. Esta fórmula educe las ventajas del atacante en materia de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, la utilidad de los medios aéreos y la capacidad del atacante para atacar a distancia.
  • El defensor puede ver y enfrentarse al atacante, porque éste tiene una cobertura y ocultación limitadas y ocultación. La mayor ventaja táctica para la fuerza defensora es que puede permanecer oculta dentro y debajo de los edificios.
  • Los edificios sirven como búnkeres fortificados que deben ser negociados. Algunas de las estructuras que son ideales para la defensa militar podrían ser los grandes edificios gubernamentales, de oficinas o industriales, ya que están de hormigón grueso reforzado con acero que los hace casi impermeables a muchas armas militares.
  • Los atacantes deben utilizar la fuerza explosiva para penetrar en los edificios. Los principales métodos actuales de atacar una fortificación urbana consisten en destruirla o preparar el edificio con municiones explosivas municiones explosivas y luego enviar a la infantería para que entre y despeje todo el edificio si es necesario.
  • El defensor mantiene una relativa libertad de maniobra dentro del terreno urbano. Ellos pueden preparar el terreno para facilitar su movimiento hacia donde la batalla lo requiera. Pueden conectar las posiciones de batalla con rutas a través y debajo de los edificios. Pueden construir obstáculos para atraer a los atacantes, sin saberlo, a emboscadas elaboradas debido a las limitadas avenidas principales de aproximación en muchos entornos urbanos densos.
  • El subsuelo sirve de refugio al defensor. Los defensores pueden utilizar los túneles existentes o cavar los suyos propios para conectar las posiciones de combate, esconderse de la detección y proporcionar cobertura de los ataques aéreos, e incluso emplearlos en la ofensiva, ataques aéreos, e incluso emplearlos ofensivamente como bombas de túnel contra una fuerza militar estacionaria.
  • Ni el atacante ni el defensor pueden concentrar sus fuerzas contra el otro. A defensa establecida en un terreno urbano denso limita tanto el movimiento rápido como la capacidad de concentrar formaciones contra puntos decisivos.

Por su parte, como comentó Spencer al principio de su artículo, la defensa es “lo más importante”, por lo que se deben tener en cuenta seis elementos esenciales, entre las que se encuentran la preparación, la flexibilidad, la seguridad, las operaciones en profundidad, la disrupción, la concentración de masas y las maniobras.

  • Destrucción - Utilizar la ciudad para romper las formaciones del atacante formaciones, convoyes, separar los tanques de la infantería.
  • Flexibilidad - Toda la defensa debe tener flexibilidad para cambiar ante las acciones del atacante. Esto es importante para la toda la defensa de una ciudad hasta una sola cuadra.
  • Maniobra - Utiliza tanto los fuegos como los movimientos rápidos de los defensores.
  • Masa y concentración - Prepárate para lanzar grandes grupos de combatientes defensores sobre los atacantes en momentos críticos.
  • Operaciones en profundidad - Hay que ser capaz de matar al enemigo lo más lejos posible y en cinturones o anillos alrededor del centro de la ciudad de la ciudad que se extienden lo más lejos posible.
  • Preparación. Tan pronto como el defensor urbano decida luchar, debe empezar a planificar y adaptar la zona urbana a sus planes. El defensor urbano nunca deja de prepararse. Incluso cuando están luchando, pueden tener algunos combatientes disparando mientras otros siguen construyendo obstáculos, posiciones, y más.
  • Seguridad - Los defensores deben asegurarse de que todos los lados de la ciudad son seguros. Todas las posiciones de combate requieren más de una persona.

La guerra “de guerrillas”, afirma Spencer, requiere cuatro veces la cantidad de munición que la misma operación en terreno rural. Así, aboga por mejorar la protección y seguridad de uno mismo y cambiar de posición si es necesario. Por otro lado, explica varios consejos para proteger y preservar la seguridad de los civiles, en el que recuerda que es importante respetar el derecho internacional humanitario y los derechos humanos.

Entre las recomendaciones que Spencer expone, afirma que los combatientes deben llevar un uniforme que los distinga de los civiles, o al menos, un brazalete; se debe avisar a los civiles de los ataques que se avecinan mediante sirenas o algún otro medio de comunicación, emitir directrices que los protejan y evitar situar los objetos militares cerca, y se deben marcar las zonas en las que haya municiones sin explotar, así como identificar rutas seguras. Además, se debe predisponer de alimentos, agua y primeros auxilios en los refugios para los civiles, así como equipos médicos, e instruirles que no se sitúen cerca de balcones.