Internacional

Macron busca socios para salvar su segundo mandato

El aumento de los extremos constata el bloqueo político en Francia

Le Touquet (France), 19/06/2022.- French President Emmanuel Macron leaves after voting in Le Touquet, northern France, 19 June 2022. French voters are going to the polls in the final round of key parliamentary elections that will demonstrate how much legroom President Emmanuel Macron'Äôs party will be given to implement his ambitious domestic agenda. (Elecciones, Francia) EFE/EPA/Michel Spingler / POOL MAXPPP OUT
Le Touquet (France), 19/06/2022.- French President Emmanuel Macron leaves after voting in Le Touquet, northern France, 19 June 2022. French voters are going to the polls in the final round of key parliamentary elections that will demonstrate how much legroom President Emmanuel Macron'Äôs party will be given to implement his ambitious domestic agenda. (Elecciones, Francia) EFE/EPA/Michel Spingler / POOL MAXPPP OUT FOTO: Michel Spingler / POOL EFE

La resaca de las legislativas deja un panorama político cargado de incertidumbre en Francia. Un terreno desconocido en un país que siempre ha apostado por la línea de la estabilidad con las elecciones legislativas entendidas como una especie de “tercera vuelta” de las presidenciales que aportan al presidente recién elegido una mayoría en la Asamblea Nacional. Pero los franceses han optado por poner fin al llamado rodillo legislativo macronista al quitarle la mayoría absoluta y forzar un espacio de negociaciones y concesiones que ahora se abre y nadie sabe a ciencia cierta cómo ni cuándo se puede cerrar.

La cultura del consenso es un poco exótica en el sistema presidencialista francés pero el correctivo que se ha llevado el hipercentro de Macron, con una pérdida de un centenar de escaños, deja espacio a pocas alternativas ante una eventual ingobernabilidad: o el pacto o la disolución de la Asamblea para convocar unas nuevas elecciones ante la parálisis. Pese a que esta última opción, que el presidente dispone en la recámara, era desmentida este lunes desde fuentes del gobierno, lo cierto es que los medios franceses la plantean como una hipótesis nada descartable como plan B en caso de que el pacto pueda fracasar.

Macron necesita 44 diputados para llegar a los 289 que conforman mayoría en la nueva Asamblea Nacional y como primera opción ya se tantean los contactos con Los Republicanos, cuarta fuerza del hemiciclo con 61 diputados pero su jefe de filas, Christian Jacob, ya avisa a Macron: “Seguiremos en la oposición”. Una alianza complicada después de los intentos del partido conservador para marcar su espacio político ante Macron y la fuga de muchos de sus pesos de ala centrista a las filas del macronismo.

Elecciones Asamblea Nacional Francia
Elecciones Asamblea Nacional Francia FOTO: Teresa Gallardo

Por el momento la primera ministra, Elisabeth Borne, ya ha comenzado a establecer contactos con otras formaciones políticas para explorar posibles vías. En el corto plazo, habrá una remodelación de gobierno en los próximos días. Saldrán del Ejecutivo los tres ministros que perdieron en sus circunscripciones: la titular de la Transición ecológica, Amélie de Montchalin, la de Sanidad, Brigitte Bourguignon, y la secretaria de Estado del Mar, Justine Bénin. Una medida anunciada de antemano por Macron para movilizar a los suyos.

Pero el propio futuro de la primera ministra también es incierto con estos resultados y hay dudas sobre si Macron podría emprender una reforma más profunda del Ejecutivo. Lo cierto es que Macron ya no podrá mandar solo como en el quinquenio pasado. Todo su programa de reformas queda en suspenso, y no es seguro que cuente con las mayorías necesarias para aplicarlo. También su habilidad estratégica ha quedado en entredicho tras estas legislativas: confiado en la facilidad de la victoria tras ganar las presidenciales, decidió hacer una campaña de perfil bajo y ha obtenido un descalabro en las urnas.

Y mientras los contactos y movimientos se suceden en el campo presidencial, los otros dos polos que configuran la Francia tripolar hacen lo propio con la certeza de que en la nueva Asamblea Nacional las voces antisistema se escucharán más y tendrán un peso mayor en la vida parlamentaria. Y el descontento social se reflejará en el hemiciclo. Marine Le Pen, gran beneficiada de los comicios por unos resultados mucho mejores de lo que vaticinaban los sondeos, anunciaba este lunes que dejará su cargo en la presidencia del Reagrupamiento Nacional para ponerse al frente del grupo parlamentario. Un espacio que nunca antes tuvo Le Pen y que le brindará un altavoz durante el quinquenio. Será el joven Jordan Bardella, su delfín y por el que muchos apuestan como candidato en un futuro, quien se haga ahora con las riendas del partido de ultraderecha.

En el otro polo, en el de la gran coalición de izquierdas liderada por Jean-Luc Mélenchon, las diferencias no han tardado en llegar. El líder de la Francia Insumisa llamaba a sus aliados a mantenerse como grupo propio y único parlamentario a los que ya han respondido de forma negativa desde las filas socialistas, comunistas y ecologistas. Los componentes de la coalición de izquierdas no quieren que su identidad se diluya bajo el mando de los de Mélenchon y muchos apuestan en Francia a que la naturaleza coyuntural de esta unión no tendrá recorrido en el largo plazo.

En Francia se inaugura, después de estas legislativas, un periodo sin elecciones, hasta las europeas de 2024. Eso era en teoría porque la posibilidad de que no quede otra y el presidente tenga que recurrir al artículo 12 de la Constitución y disolver la Asamblea para convocar nuevas legislativas, es una opción vigente. Eso sí, la ley establece que esta opción no puede activarse de forma inmediata y el plazo es de un año después de las legislativas. Un año en el que Francia explorará sus inciertas costuras del consenso.

Moción de censura

El presidente del partido Los Republicanos, Christian Jacob, ha anunciado este lunes un rechazo claro a cualquier posibilidad de pactar para apuntalar en la Asamblea Nacional a los partidos que respaldan al presidente, Emmanuel Macron.

“No tiene sentido un pacto, ni una coalición, ni un acuerdo de ningún tipo”, ha declarado Jacob a la salida del Consejo Estratégico de Los Republicanos celebrado este lunes, tras la segunda vuelta de las elecciones legislativas del domingo.

Jacob ha subrayado que Los Republicanos están “en la oposición al Gobierno y a Emmanuel Macron”, aunque ha reconocido que hay voces en su propio partido que apuestan por llegar a acuerdos con La República En Marcha, el partido del presidente.

Esta circunstancia ha permitido “un debate muy sano” en el Comité Estratégico que se ha saldado con una decisión “casi unánime, ultramayoritaria”.

Jacob ha reprochado a Macron que haya “fracturado” al país “como nunca antes”. “Ha instrumentalizado a los extremos y ha puesto a Francia en la situación que conocemos hoy”, ha advertido. “Estamos en la oposición a En Marcha, a la Agrupación Nacional y a la extrema izquierda y nos mantenemos en esta línea”, ha subrayado.

Sin embargo, Los Republicanos han expresado ya su rechazo a la moción de censura anunciada por el partido La Francia Insumisa contra la primera ministra francesa, Élisabeth Borne, para el próximo 5 de julio.