Firmeza en el puzle sirio

Análisis

La Razón
La RazónLa Razón

–¿Qué consecuencias puede tener este atentado?

–Acabar con la vida de un embajador nunca ha reportado ni grandes ganancias ni pérdidas al asesino. La investigación descubrirá más detalles del tirador, pero es evidente que, por lo pronto, simpatizaba con la causa rebelde siria y que decidió pasar a la acción para reprochar a Rusia su participación en el conflicto en general y en los combates de Alepo en particular, aunque puede ser que esta acción haya sido también perpetrada contra el Gobierno turco por su trabajo en estrecha colaboración con Moscú para resolver, al menos, el problema de los desplazados de la antigua capital económica siria. De todas maneras, evidencia una gran falta de seguridad. El embajador estaba protegido por sus propios guardaespaldas, pero el lugar estaba vigilado por policías turcos, entre ellos el tirador. Es muy difícil detectar y parar una amenaza de ese tamaño, evitar que una persona que está infiltrada a ese nivel en unos servicios de seguridad decida pasar a la acción.

–¿Es el fin de la amistad entre Putin y Erdogan?

–De ningún modo. Primero, no habría que hablar de amistad, sino de «real politik»: coinciden una serie de circunstancias por las cuales colaboran y cooperan actualmente en Alepo. Es obvio que este trágico suceso será un gran «shock» mediático, pero el político va a estar muy limitado, al menos en cuanto a las relaciones entre ambos países. No veremos nada parecido a la tensión que se produjo tras el derribo del avión ruso en Turquía. Putin y Erdogan son dos hombres muy pragmáticos. El asesinato del embajador no va a enfriar las relaciones bilaterales, si acaso las reforzará, y es que tienen muchos intereses comunes: se está desarrollando la situación en Siria y el papel que juegan Turquía y Rusia en la región es mucho más importante que el de Occidente.

–¿Cambiará este atentado algo en Siria?

No, pero habrá que esperar a que este suceso sea reivindicado, por ejemplo, por el Estado Islámico u otro grupo. Todavía no se sabe si las acciones del asesino han estado influenciadas por algún grupo exterior. Muchos turcos y muchos kurdos han luchado en el ejército rebelde sirio, así que no resulta sorprendente que esta milicia suscite cierta simpatía en parte de la población turca. Erdogan utilizará este atentado para poner énfasis en su intención de actuar contra enemigos exteriores, pero lo que le interesa prioritariamente son los kurdos separatistas y éste no es el caso. En lo que concierne a Rusia, este suceso, si acaso, fortalecerá la voluntad de Putin en lo concernie a la intervención de Moscú en Siria.

*Director adjunto del Centro Francés de Investigación sobre la Inteligencia (CF2R). Preguntas de L. Novo