Fotos para la historia: los hombres se «cuelan» en las cumbres de primeras damas

El marido del primer ministro de Luxemburgo y el de la canciller alemana, Angela Merkel, rodeados de esposas de líderes mundiales

Melania Trump, saluda junto a la mujer del primer ministro italiano, Emanuela Mauro, el esposo de Merkel, Joachim Sauer, y la mujer de Donald Tusk, Malgorzata Tusk, en el balcón del Ayuntamiento de Catania.
Melania Trump, saluda junto a la mujer del primer ministro italiano, Emanuela Mauro, el esposo de Merkel, Joachim Sauer, y la mujer de Donald Tusk, Malgorzata Tusk, en el balcón del Ayuntamiento de Catania.

¿Cambio de ciclo o casos excepcionales? En las tradicionales cumbres de mandatarios internacionales son habituales las agendas alternativas de las primeras damas, con un marcado carácter social y cultural. Pero lo que hasta ahora eran grupos formados exclusivamente por mujeres, poco a poco se van viendo salpicados de hombres.

Ayer, en Bruselas, por primera vez se pudo ver a Gauthier Destenay, marido del primer ministro de Luxemburgo, junto a la primera dama francesa, Brigitte Trogneux, la primera dama turca, Emine Gulbaran Erdogan, la estadounidense, Melania Trump, la reina Matilde de Bélgica, la mujer del secretario general de la OTAN, Ingrid Schulerud, la mujer del presidente búlgaro Desislava Radeva, la mujer del primer ministro belga, Amelie Derbaudrenghien, la mujer del primer ministro esloveno, Mojca Stropnik, y la primera dama finlandesa, Thora Margret Baldvinsdottir, que posaron antes de una cena de primeras damas en el Castillo de Laeken, durante la cumbre de la OTAN, en Bruselas.

El caso de Gauthier Destenay, esposo de Xavier Bettel, es además significativo por ser el primer caso de una pareja homosexual.

Hoy, esta vez en la isla italiana de Sicilia, las parejas de los líderes del G7 aprovecharon su jornada en Sicilia, donde se celebra hasta mañana la cumbre de este grupo, para sobrevolar en helicóptero el volcán Etna y disfrutar de un almuerzo en la cercana ciudad de Catania.

En este caso, la “nota discordante” ha sido el marido de la canciller alemana, Joachim Sauer, que junto a nueva primera dama francesa, Brigitte Macron; la esposa del primer ministro canadiense, Sophie Trudeau, y la del japonés, Aki Abe sobrevolaron juntos el Etna para llegar a Catania al mediodía.

En Catania les esperaba la mujer del primer ministro italiano, Manuela Gentiloni, junto al alcalde de la ciudad siciliana, Enzo Biando, con quienes disfrutaron de un almuerzo en el Palacio de los Elefantes, sede del ayuntamiento.

En el almuerzo ofrecido los consortes de los líderes mundiales degustaron una serie de productos típicos sicilianos, como el “arancino”, una bola de arroz empanada, o el “cannolo”, un barquillo relleno de queso “ricotta” dulce, informaron los medios.

Pudo verse a los consortes brindar con vino blanco italiano y charlar de forma animada.

Por último visitaron el teatro griego de Catania y el monasterio de los benedictinos.

Esta noche asistirán con los líderes a un concierto en Taormina ofrecido por la Filarmónica de La Scala de Milán y después a una cena presidida por el jefe del Estado italiano, Sergio Mattarella.

Esta agenda, en la que no participó el marido de la primer ministra británica, Philip May, se ha desarrollado en paralelo a las reuniones de los líderes del G7, las siete democracias más industrializadas del mundo reunidas hasta mañana en Taormina.