Venezuela: Guaidó llama a protestas tras el fracaso de Oslo

Guaidó destacó que esta nueva etapa de reuniones con representantes del ministerio de Exteriores culminó sin acuerdos

Juan Guaidó y Nicolás Maduro
Juan Guaidó y Nicolás Maduro

Guaidó destacó que esta nueva etapa de reuniones con representantes del ministerio de Exteriores culminó sin acuerdos

Durante tres días el gobierno de Noruega intentó mediar en el conflicto venezolano, convocando directamente a reuniones entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición liderada por Juan Guaidó. Pero este miércoles se supo que los esfuerzos, de nuevo, fueron en vano.

“No hubo un acuerdo inmediato, por lo que la opción que tenemos es seguir en las calles”, ha aseverado Guaidó a la cadena Fox.

En un comunicado el día anterior, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, que se juramentó el 23 de enero como mandatario encargado del país, destacó que esta nueva etapa de reuniones con representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores culminó sin acuerdos, pero “estamos dispuestos a continuar junto a ellos”.

Guaidó destacó que ese acompañamiento del Gobierno noruego es tratado de forma similar al que ofrecen otras iniciativas como el Grupo internacional de Contacto de la Unión Europea o el Grupo de Lima, una instancia conformada por 14 países del continente. “Hemos insistido que la mediación será útil para Venezuela siempre que existan elementos que permitan avanzar en pro de una verdadera solución. Por lo tanto, nos mantenemos en la lucha hasta resolver la crisis que padecemos los venezolanos”, afirmó el opositor.

Un desacuerdo fundamental dio al traste con cualquier avance: la permanencia de Maduro en la silla presidencial. La oposición planteó, como ha dicho públicamente, que se debe llegar a una elección nacional libre y democrática para elegir nuevo gobierno, incluso si se incluye al propio parlamento en las votaciones, pero sin el chavista al frente del Estado. Primero debe ocurrir el “cese de la usurpación”.

Los enviados del gobernante se negaron de plano a tal condición.

En el entorno de Juan Guaidó se esperaba que desde el gobierno se emitiera alguna reacción oficial al comunicado del opositor que develaba la conclusión. También dejaban en manos de Oslo la información de si hubo encuentros directos, cara a cara, entre los enviados de Maduro y de Guaidó.

Pero al cierre de esta edición aún los portavoces de Maduro permanecían en silencio y reducidos a replicar el comunicado que divulgó el gobierno noruego más temprano en el cual afirmaba que los actores tienen “disposición para avanzar” en la búsqueda de una solución acordada a la crisis.

“A los fines de preservar el proceso que permita llegar a resultados, se solicita a las partes tomar la máxima precaución respecto a la reserva del mismo, tanto en sus comentarios como en sus declaraciones”, solicitaba la canciller Ine Eriksen Søreide en el escrito.

El documento emitido por el gobierno de Noruega reconoce el esfuerzo de ambos sectores políticos venezolanos pero no detalla si se acordó una nueva ronda de reuniones en ese país, que ha servido como mediador. Tampoco dejó claro si hubo conversaciones directas entre los adversarios, aunque sí publicó que: “esta semana se ha producido en Oslo un encuentro entre representantes de los principales actores políticos de Venezuela”.

Durante estos tres días de nuevas rondas de reuniones, y antes cuando se anunció que Noruega había activado un mecanismo de intermediación con expertos que han trabajado el proceso de paz de Colombia entre el gobierno y la guerrilla, no se emitieron documentos conjuntos ni formales, ni tampoco confirmaciones de propuestas o posibles avances en la definición de una agenda.

De hecho, apenas este 29 de mayo, en el comunicado noruego, se expuso que las conversaciones incluyeron cuestiones en materia económica y electoral, además de la crisis política.