Política

Francia apunta al mal tiempo como causa del accidente del avión

Itinerario del vuelo desaparecido entre Uagadugú y Argel.
Itinerario del vuelo desaparecido entre Uagadugú y Argel.

El presidente francés, François Hollande, confirmó que «no hay ningún superviviente» en el avión que se estrelló ayer en el este de Mali. Aunque considera que es «demasiado pronto» para hablar sobre las causas del accidente, Francia apunta a las malas condiciones climatológicas.

El avión de Air Algérie, desaparecido en la noche del miércoles con 118 personas a bordo, se estrelló en una zona del norte de Mali donde han sido localizados sus restos, entre ellos, la caja negra que ha sido enviada a la cercana ciudad de Goa.

Los restos se encuentran diseminados en un espacio de unas nueve hectáreas en la región maliense de Gossi y están vigilados por 220 militares de Francia, Mali y Holanda, informaron hoy las autoridades francesas.

Se trata de una zona de sabana, "de unos 300 por 300 metros", pero de "muy difícil acceso, particularmente en temporada de lluvias", dijo en una comparecencia ante la prensa el ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius.

El dispositivo militar que controla la seguridad sobre el terreno está compuesto por 120 militares franceses, 60 malienses y 40 holandeses integrantes de la Misión de la ONU en el norte de Mali (MINUSMA).

La investigación, según detalló el secretario de Estado de Transporte, Frédéric Cuvillier, se dividirá en tres fases y se iniciará con la recogida y preservación de los datos, entre los que se incluyen las cajas negras, de las que ya se ha recuperado una.

La segunda fase, cuya duración dependerá del estado de ese material, implicará el "examen detallado"de esas informaciones, y la tercera consistirá en el análisis y extracción de las conclusiones sobre lo sucedido.

La localización formal de los restos del aparato, perteneciente a la compañía española Swiftair, tuvo lugar anoche a las 23.42 GMT, después de que fuentes concordantes de Mali, Burkina Faso y Holanda alertaran a Francia sobre su posible ubicación.

"No es una zona de conflicto inmediato, pero la región de Gao es conocida por ser una zona insegura debido a la presencia de ciertos grupos terroristas. Tomamos todas las medidas para garantizar la seguridad de nuestros hombres y de las operaciones", afirmó el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

La única certeza que se tiene hasta el momento sobre el accidente es que el avión atravesó una franja de fuertes tormentas y que el personal de vuelo manifestó su intención de cambiar de ruta justo antes de que se perdiera el contacto con el aparato.

En la investigación va a colaborar también un equipo de 21 gendarmes y policías franceses, que está previsto que lleguen al lugar de los hechos en las próximas horas, así como un equipo de expertos del organismo encargado de la investigación de accidentes aéreos, el BEA.

Fabius indicó que en la investigación encabezada por las autoridades de Mali colaboran también de forma estrecha Burkina Faso, España y Argelia, y subrayó que "se va a hacer todo"para esclarecer las causas exactas del drama".

Sin supervivientes

"No hay ningún superviviente", dijo el presidente francés François Hollande, de cuyo país procedían 51 de los pasajeros del avión. El Elíseo ha elevado la cifra de personas a bordo, asegurando que el avión llevaba dos pasajeros más, hasta un total de 118 personas.

También Swiftair informó desde Madrid del hallazgo de los restos de la aeronave en Mali sin supervivientes y aseguró que, por el momento, es demasiado pronto para hablar sobre las causas del accidente.

El ejército maliense ya se encuentra en el lugar de los hechos junto con un centenar de militares franceses y han establecido un perímetro de seguridad en la zona donde están esparcidos los restos.

El lugar donde cayó el avión es la localidad de Gossi, a unos 100 kilómetros de Gao, la mayor ciudad de los alrededores y supuestamente la mejor equipada para recibir la caja negra y transportarla más tarde a otro destino.

Fuentes de la seguridad maliense dijeron a Efe que en el lugar de los hechos "todo está calcinado", mientras que fuentes de los servicios de rescate argelinos, también presentes en el lugar, dijeron a la agencia APS que los restos "están totalmente desintegrados".

Hollande explicó que los fragmentos del aparato están "concentrados en un espacio limitado, pero es demasiado pronto para sacar conclusiones"sobre los motivos del siniestro, y por eso aunque se barajen algunas hipótesis, "en particular"las malas condiciones meteorológicas, "no descartamos ninguna".

De momento, el gobierno argelino ha descartado implícitamente la responsabilidad de los grupos armados que operan en la zona. Su ministro de Exteriores, Ramtane Lamamra, explicó anoche que fue "uno de esos movimientos"(no dijo cuál) el primero en encontrar restos del avión y dar la voz de alarma.

Estos grupos armados, enfrentados al gobierno central de Bamako pero que al mismo tiempo negocian con él, "se han comprometido a desplegar todos los esfuerzos para acudir en socorro (de los pasajeros) y garantizar la seguridad del lugar".

Esta mañana, el secretario de estado de transportes de Francia, Frédéric Cuvillier, había señalado que a la vista de que los restos se han encontrado "concentrados", la aeronave "se podría haber desintegrado en tierra", es decir, que no estalló en vuelo.

Cuvillier dijo que, con esos elementos, se descartan algunas hipótesis, "en particular"que hubiera recibido el impacto de un misil.

El ministro de Interior, Bernard Cazeneuve, estimó por su parte que "la hipótesis más probable"es que se viera afectado por las malas condiciones meteorológicas que se daban cuando el avión entró en el espacio aéreo de Mali.

La razón es que, momentos antes de que se perdiera el contacto con el vuelo Uagadugú-Argel, la tripulación señaló a Uagadugú que iba a cambiar de ruta por la complicada situación meteorológica.

Cuvillier recordó que el avión de Swiftair había sido objeto de un control por parte de la Dirección General de la Aviación Civil francesa el pasado martes en Marsella, con ocasión de una escala, y que se le había hecho una inspección más a fondo hace menos de un mes, de forma que "no hay ninguna razón para dudar a ese respecto".

También el ministro argelino Lamamra defendió el estado del avión, al subrayar que los exámenes a los que se sometió al avión fueron "conforme a las exigencias"en el sector.

Además de los 51 pasajeros franceses, viajaban en el avión 24 burkinabeses, ocho libaneses, seis argelinos, cinco canadienses, cuatro alemanes y dos luxemburgueses, y pasajeros individuales procedentes de Chile, Mali, Bélgica, Nigeria, Camerún, Egipto, Ucrania, Rumanía y Suiza.

En cuanto a la tripulación española, distintas fuentes confirmaron a Efe las identidades de sus miembros dados por muertos: Agustín Comerón, piloto, e Isabel Gost, primer oficial, ambos residentes en Mallorca; el donostiarra Raúl Montero y los madrileños Miguel Ángel Rueda y Federico Cárdernas, todos ellos tripulantes de cabina.

La identidad del sexto tripulante no ha sido confirmada.