Actualidad

Francia se rodea de sus socios europeos en su fiesta nacional

España, en los Campos Elíseo. El tradicional desfile convocó a los nueve países con los que París ha lanzado la fuerza militar de actuación rápida

Rodeado de sus socios europeos y con la mirada puesta en la defensa común. Así ha celebrado este domingo Emmanuel Macron el día de la fiesta nacional gala con el tradicional desfile militar de los Campos Elíseos que ha significado ante todo, un impulso a la llamada Iniciativa de Intervención Europea (IEI), rubricada en 2018 y con la que el presidente francés quiere fomentar una cultura defensiva común que posibilite reaccionar militarmente ante cualquier emergencia.

Publicidad

Fuerzas de Alemania, Reino Unido, Bélgica, Dinamarca, España, Estonia, Finlandia, Holanda y Portugal, las otras naciones que la respaldan, se han sumado a las de Francia en una exhibición que ha contado en total con unos 4.300 militares, 196 vehículos, 237 caballos, 69 aviones y 39 helicópteros. Su presencia en la capital francesa «es un buen símbolo de la Europa de la Defensa que estamos construyendo», había dicho el sábado Emmanuel Macron, incidiendo en la idea de que actuar juntos en materia defensiva no supone «rebajar la soberanía nacional ni renunciar a la Alianza Atlántica».

Por parte española, este año han tomado parte en la parada militar 128 militares pertenecientes al Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, así como siete de la Guardia Civil. Todos ellos pertenecen a unidades que actúan conjuntamente con fuerzas galas tanto en el marco de organizaciones internacionales como en operaciones de paz.

En la tribuna de honor han estado mandatarios como la canciller alemana, Angela Merkel, el número dos del Ejecutivo británico, David Lidington, o la ministra española de Defensa, Margarita Robles. Junto a ellos, el ya saliente presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, o el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, han sido otros de los invitados a esta conmemoración de la toma de la Bastilla en 1789, que tiene como tradicional colofón una comida en el Palacio del Elíseo. La celebración había comenzado con el pase de revista a las tropas a bordo de un vehículo militar y a pie por parte de Macron, que fue recibido con abucheos y silbidos esporádicos por algunos ciudadanos en un momento en que todavía sigue viva, aunque considerablemente reducidas respecto a hace algunos meses, la protesta de los «chalecos amarillos».

Incidiendo en el carácter europeo de la jornada, la ministra de Defensa francesa, Florence Parly, señaló en una entrevista al diario «Le Parisien» que este 14 de julio es «la ocasión adecuada para mostrar que Francia trabaja con sus socios europeos». La ministra ya había dejado claro en vísperas de la fiesta nacional que Francia tenía la clara voluntad de colocar su Ejército en la vanguardia de la innovación con el anuncio de la creación este próximo septiembre de un «gran comando del espacio» integrado en el Ejército del Aire contra contra las «amenazas presentadas por algunas grandes potencias». Ese nuevo cuerpo tendrá su base en Toulouse, según anunció ayer Parly, y aspira a reforzar los intereses franceses más allá incluso de la exosfera, con un refuerzo de su conocimiento de la situación espacial y una mejor protección de sus satélites. «Reforzaremos nuestro conocimiento de la situación en el espacio y protegeremos mejor a nuestros satélites, incluso de forma activa», aseguró Macron.

Publicidad

A los anfitriones, este 14 de julio les ha ofrecido igualmente la posibilidad de enseñar las últimas tecnologías disponibles para sus tropas, como drones, robots o un flyboard, plataforma voladora en la que un soldado puede alcanzar los 190 kilómetros por hora con una autonomía de cerca de diez minutos. Una gran innovación que ha sido sin duda una de las protagonistas de este 14 de julio.

Pero este día de fiesta no ha estado exento de incidentes en Francia. La Policía ha detenido a 152 personas en París, según fuentes de la Prefectura.

Publicidad

Aunque la mayoría ha sido arrestada por participar en una manifestación no autorizada, también se han producido detenciones por violencia contra la autoridad, destrozo de bienes públicos o posesión de armas. Entre los detenidos había alguna destacada figura del movimiento de los «chalecos amarillos» como Jérôme Rodrigues y Éric Drouet.

«Quienes han intentado impedir este desfile deberían tener un poco de vergüenza. Hoy es un día en el que la nación se une y creo que la nación debe ser respetada», dijo a la prensa el ministro francés del Interior, Christophe Castaner.

El «soldado volador» sorprende a Europa

Con un fusil en una mano y en la otra el mando que controlaba su máquina voladora. Así apareció Franky Zapata, inventor y tripulante del artilugio tecnológico que dejó atónitos a los líderes europeos en el desfile de ayer en París. Zapata también es conocido por ser campeón mundial de motos de agua. Esta creación llega después de seis años de desarrollo por parte del francés.

Cuenta con cuatro motores y su uso no requerirá de entrenamiento previo. Aunque ahora está prohibido, se presenta como el transporte del futuro. calles.

Publicidad

para el uso ciudadano. ciudadanos. cinco ponencias. La participación de los compromisarios está muy por encima del Congreso más conflictivo, el de Valencia.