El Brexit se tiñe de sangre

El asesinato de la diputada laborista Jo Cox cuando defendía la permanencia en la UE conmociona el país y obliga a suspender la campaña

Vista de un tributo con flores y velas en memoria de la diputada británica Jo Cox
Vista de un tributo con flores y velas en memoria de la diputada británica Jo Cox

El asesinato de la diputada laborista Jo Cox cuando defendía la permanencia en la UE conmociona el país y obliga a suspender la campaña

Nadie habría podido imaginar que el acto de campaña que marcaría la recta final del histórico referéndum europeo sería en el recóndito municipio de Birstall. Nadie habría podido pensar que una diputada terminaría asesinada mientras defendía la permanencia de Reino Unido en el club. A tan sólo una semana del plebiscito, la pequeña ciudad del norte de Inglaterra acaparó todos los titulares. La laborista Jo Cox recibió tres disparos, uno de ellos directamente en la cabeza, durante un acto de campaña en las inmediaciones de la biblioteca local. La parlamentaria, de 41 años y madre de dos hijos, quedó tendida en el suelo y el agresor comenzó a apuñalarla ante la estupefacción de los asistentes que no daban crédito a lo que estaba ocurriendo. Un hombre de 52 años, que responde a la identidad de Thomas Mair, fue detenido de inmediato por la Policía. Todo apunta a que se trata de un enfermo mental. Aunque la diputada fue trasladada de urgencias en helicóptero a un hospital de Leeds, no llegó con vida, y a media tarde se confirmaba su muerte.

Según afirmó un portavoz de la Policía, «la presencia policial en la zona se ha incrementado como medida para aumentar la sensación de seguridad de la comunidad». Una de las personas que presenció el ataque, Hithem Ben Abdallah, narró a los medios cómo un hombre estaba «tratando de controlar» a otro, que llevaba «una gorra blanca de béisbol» y que «de pronto sacó una pistola de su bolsa». «Tras un breve forcejeo entre ambos, el primero se retiró y la diputada se vio involucrada en el incidente, que duró entre 15 y 20 minutos», señaló. «Él luchó con ella, forcejeó con ella, y entonces la pistola se disparó. Ella cayó entre dos coches», relató el testigo. Además de Cox, durante el ataque resultó herido sin gravedad un hombre de 77 años. Según otro testigo citado por la agencia local PA, el agresor de la diputada gritó durante el ataque «Britain first» («Reino Unido primero»), una referencia a una formación de ultraderecha partidaria de restringir la llegada de inmigrantes a Reino Unido.

Sin lugar a dudas, la inmigración es la protagonista absoluta de la campaña del referéndum, donde cada vez que salen los datos oficiales, los euroescépticos toman impulso en las encuestas. Pero nadie podría imaginar que se iba a llegar a estos extremos. «Habrá quien utilice el argumento de la motivación nacionalista y el asesinato será instrumentalizado en lo que queda de campaña. Es cierto que este hecho pondrá en alerta a los indecisos y puede que les anime a optar por la permanencia», asegura a LA RAZÓN Josef Janning, experto del European Council on Foreign Relations.

En una rueda de prensa, la jefa de Policía del condado de West Yorkshire, Dee Collins, detalló que la diputada fue declarada muerta por los médicos a las 12:48 GMT. «Jo fue atacada por un hombre que le infligió graves heridas que han resultado fatales», explicó. Durante su intervención dijo que habían sido recuperadas diversas armas, incluida una de fuego. «Ésta es una investigación muy sensible en la que una gran cantidad de testigos están hablando en estos momentos con la Policía. La escena del crimen es amplia y hay una gran presencia de agentes en la zona», afirmó. Al cierre de esta edición, la portavoz dijo que aún no se había confirmado el relato de varios testigos que afirmaron que el atacante gritó «Britain First!», pero pidió a aquellas personas con información en ese sentido que contactaran con las autoridades. Asimismo, Collins dijo que la Policía no tenía conocimiento de que la diputada hubiera expresado preocupación sobre su seguridad antes del suceso.

Tanto la campaña por la permanencia en la UE como la favorable al Brexit han suspendido todos los actos hasta mañana sábado. El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, dijo que la formación al completo y «todo el país» están conmocionados por el «horrible asesinato» de su compañera. «Hemos perdido a una compañera querida, a un verdadero talento y a una activista por la justicia social y la paz», lamentó. Por su parte, el «premier» David Cameron afirmó que la muerte de la parlamentaria laborista era una «tragedia». «Era una diputada comprometida y solidaria. Mis pensamientos están con su marido Brendan y sus dos hijos pequeños», afirmó el líder «tory», que canceló su mitin previsto durante su visita a Gibraltar.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, expresó su pésame en Twitter, donde recordó que Cox murió «haciendo su trabajo». También quiso trasladar sus «más sinceras condolencias» el líder del Partido de la Independencia de Reino Unido, Nigel Farage, «profundamente apenado» por lo ocurrido. Por su parte, el ex alcalde de Londres y líder de la campaña por el Brexit, Boris Johnson, se mostró «triste y conmocionado» por lo sucedido. «Es espantoso que una diputada pierda su vida simplemente haciendo lo mejor para los ciudadanos de su circunscripción», añadió. «Esta campaña ha polarizado y enfrentado a la sociedad británica, lo cual es algo bastante alarmante», afirma Jannin.

«Unámonos para combatir el odio que la mató»

Horas después del ataque que acabó con la vida de la diputada Jo Cox, su viudo, el activista Brendan Cox, hizo público un emotivo comunicado en el que apeló a «la unidad para combatir el odio que la mató». «El odio no entiende de credos, razas o religiones, es venenoso», lamentó el esposo de la diputada laborista, quien recordó a su difunta mujer como una persona que «creyó en un mundo mejor y luchó por él cada día». «Vivió cada día como si fuera el último». A partir de ahora, añade el comunicado, «comienza un nuevo capítulo» en la vida de la familia, «más difícil, más doloroso, menos feliz, menos lleno de amor». «Ella habría querido por encima de todo que ahora ocurriesen dos cosas: una, que nuestros preciosos hijos sean colmados de amor y dos, que todos nos unamos para luchar contra el odio que la mató», reclamó Brendan Cox, quien también difundió una imagen de su mujer en Twitter. Un día antes del asesinato, los hijos de Jo Cox y su marido participaron en la batalla del Támesis a favor de «Bremain» (la campaña para seguir dentro de la UE) a bordo de una flotilla que navegó por el río londinense para contrarrestar las embarcaciones del bando que pide la salida de Reino Unido de Europa, liderado por dirigente del UKIP, Nigel Farage. Jo Cox ha sido una de las diputadas más activas en la campaña para que Reino Unido siga dentro de la UE y así se lo reconocieron ayer sus compañeros de partido.

Utterly shocked by the news of the attack on Jo Cox. The thoughts of the whole Labour Party are with her and her family at this time.

También el primer ministro británico David Cameron se mostró consternado por los hechos.

The death of Jo Cox is a tragedy. She was a committed and caring MP. My thoughts are with her husband Brendan and her two young children.

La diputada, que es copresidenta del grupo parlamentario Amigos de Siria, fue trasladada a un hospital en Leeds.

Cox, de 41 años y dos hijos, fue elegida por primera vez en las últimas elecciones celebradas en 2015.