Hollande asegura a Netanyahu que mantendrá su firmeza en las negociaciones con Irán

El presidente francés, Franois Hollande, ha asegurado este domingo al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que el Gobierno de Francia mantendrá su rechazo a retirar las sanciones internacionales impuestas a Irán hasta que esté convencido de que Teherán renuncia a la construcción de la bomba atómica.

"Francia no cederá en materia de proliferación nuclear", ha afirmado Hollande a su llegada al aeropuerto de Tel Aviv. "Mientras no tengamos la certerza de que Irán ha renunciado a las armas nucleares, mantendremos todas nuestras demandas y sanciones", ha añadido.

En el acto de recepción a Hollande en el aeropuerto también ha estado presente el presidente israelí, Shimon Peres, ante el que el mandatario francés se ha comprometido a considerar siempre la postura de Israel. "Siempre seré un amigo de Israel", ha afirmdo Hollande en hebreo.

Este compromiso de Hollande supone un espaldarazo para la ofensiva diplomática iniciada por Netanyahu para convencer a Estados Unidos de que endurezcan su postura en las negociaciones que mantiene el Grupo 5+1 --Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania-- con Irán sobre su polémico programa nuclear. El próximo día 20 se reunirán los representantes de ambas partes en Ginebra para intentar concretar un acuerdo que, según fuentes diplomáticas, estuvo ya apunto de cerrarse en la última reunión.

Israel, enemigo tradicional de Teherán, insiste en que el acercamiento logrado es muy negativo, pero Estados Unidos parece dispuesto a llegar a un entendimiento. En el proceso, la dureza de la postura de Francia le ha proporcionado la simpatía de el Gobierno de Netanyahu.

Precisamente tras los tres días de visita de Hollande a Israel, Netanyahu tiene previsto viajar a Moscú para reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, y ya el viernes se entrevistará en Israel con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

"Espero que podamos convencer a nuestros amigos durante la próxima semana y que en cuestión de días se consiga un acuerdo mucho mejor", ha afirmado Netanyahu este domingo durante el Consejo de Ministros semanal.

Israel rechaza cualquier tipo de rebaja en las sanciones e incluso defiende su endurecimiento al menos hasta que Irán desmantele todo su programa de enriquecimiento de uranio. Sin embargo, el acercamiento logrado prevé la flexibilización de las sanciones a cambio de la suspensión de parte del programa nuclear con la garantía de que, según Washington, cualquier violación del mismo permite reinstaurar de inmediato las sanciones.

"En la práctica, puede que ésa sea la intención y el deseo del presidente (Barack Obama), pero ya puedo ver a los países e inversores apresurándose a entrar en Irán", ha señalado Netanyahu en declaraciones a la CNN. La rebaja de las sanciones llevaría nuevas inversiones y actividad comercial a Irán, ha argumentado el mandatario israelí.

"Incrementemos las sanciones. En realidad, si firmas un mal acuerdo llegarás a un punto en el que tu única opción será la alternativa militar", ha advertido Netanyahu.

Los dirigentes israelíes han amenazado en reiteradas ocasiones con un ataque preventivo contra Irán para impedir que la República Islámica consiga la bomba atómica, extremo que Washington no apoya.