Isabel II y Trump ensalzan los "valores comunes"de Reino Unido y EEUU en una cena de gala en Buckingham

Tras una primera jornada en el Reino Unido dedicada a una bienvenida ceremonial por parte de la familia real, Trump se reunirá este martes con May y afrontará una agenda centrada en la política.

Cena de gala en el Palacio de Buckingham / Reuters

Tras una primera jornada en el Reino Unido dedicada a una bienvenida ceremonial por parte de la familia real, Trump se reunirá este martes con May y afrontará una agenda centrada en la política.

La reina Isabel II del Reino Unido y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ensalzaron este lunes en sus discursos durante un banquete en Londres en honor al mandatario de la potencia norteamericana los "valores comunes"que unen a sus respectivos países.

"Al mirar hacia el futuro, tengo confianza en que nuestros valores comunes y nuestros intereses compartidos nos continuarán uniendo", expresó la soberana británica, de 93 años, en una cena de gala a la que asistieron 170 invitados, entre ellos 16 miembros de la familia real británica y la primera ministra, la conservadora Theresa May.

En un discurso centrado en la estrecha relación que une a Washington y Londres desde la Segunda Guerra Mundial, la monarca resaltó ante Trump el valor de las instituciones multinacionales que se constituyeron tras aquella contienda.

"El Reino Unido y Estados Unidos trabajaron con otros aliados para construir diversas instituciones internacionales, para asegurarse de que los horrores del conflicto nunca ser repetirán", indicó Isabel II.

"A pesar de que el mundo ha cambiado, siempre seremos conscientes del sentido original de esas estructuras: Naciones trabajando juntas para salvaguardar una paz ganada con mucho esfuerzo", agregó la reina, antes de proponer un brindis en honor del presidente de Estados Unidos.

Trump, por su parte, rindió tributo a su anfitriona, al término de la primera de las tres jornadas previstas de su visita de Estado al Reino Unido, que inició esta mañana.

"Su Majestad inspiró a sus compatriotas en aquella lucha para apoyar a sus tropas, defender su tierra y vencer al enemigo a cualquier precio", afirmó Trump al rememorar la colaboración transatlántica durante la Segunda Guerra Mundial.

"El vínculo entre nuestras naciones quedó sellado para siempre en aquella gran cruzada", agregó.

"Nos mantenemos firmes en que nuestros valores comunes nos unirán durante mucho tiempo en el futuro. La libertad, la soberanía, la autodeterminación y el imperio de la ley", subrayó Trump, para quien la reina representa "un símbolo constante de esas tradiciones inestimables".

Tras una primera jornada en el Reino Unido dedicada a una bienvenida ceremonial por parte de la familia real, Trump se reunirá este martes con May y afrontará una agenda centrada en la política.

Isabel II recibió a Trump en el Palacio de Buckingham

La reina de Inglaterra recibió al presidente de Estados Unidos en el Palacio de Buckingham, lo que supuso el arranque oficial de la visita de Estado que el mandatario norteamericano realiza por Reino Unido, precedida de todo tipo de polémicas.

Trump y su esposa, Melania, que habían aterrizado este lunes a bordo del Air Force One en el aeropuerto de Stansted, llegaron en helicóptero hasta los jardines del palacio real, donde fueron recibidos en un primer momento por el príncipe Carlos y su mujer, Camilla.

Ya a las puertas del palacio les ha esperado la reina, anfitriona de una comida privada que supone el inicio de una batería de actos que no incluye este lunes ningún encuentro bilateral entre Trump y la primera ministra británica, Theresa May.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, aprovechó la llegada del mandatario norteamericano para dar su apoyo a las protestas convocadas para el martes, "una oportunidad para demostrar solidaridad con todos a los que (Trump) ha atacado en Estados Unidos, en el mundo y en nuestro país".

Corbyn recordó que los ataques se han prolongado hasta "esta mañana", en alusión a los reproches lanzados por Trump contra el alcalde de Londres, Sadiq Khan. Trump le tachó de "perdedor"en respuesta a unas declaraciones de Khan en la que alertaba de la amenaza que representa Trump y lo comparaba con líderes ultraderechistas.

Un portavoz de Downing Street evitó valorar esta polémica, asegurando que se trata de un asunto entre Trump y Khan en el que no tiene por qué intervenir el Gobierno, según la BBC. Tampoco se pronunció de forma clara sobre las alusiones del inquilino de la Casa Blanca al Brexit y ha recordado que las negociaciones futuras corresponderán a quien lleve las riendas del Ejecutivo una vez se concrete la dimisión de May.

Trump habló públicamente en favor del exministro de Exteriores Boris Johnson, candidato a suceder a May, y del líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, de quien dijo incluso que debería implicarse en el diálogo con la UE. El presidente de Estados Unidos también aconsejó a Reino Unido optar por un divorcio sin ningún tipo de acuerdo con la UE.