La Asamblea Constituyente de Venezuela acuerda celebrar elecciones antes del 30 de abril

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habla durante una sesión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC)
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habla durante una sesión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC)

El Gobierno aprueba celebrar las elecciones antes de mayo para aprovechar la división de la oposición y amenaza con represalias a Madrid después de las sanciones aprobadas por la UE contra Caracas.

Poco después de que la UE aprobara el lunes las sanciones contra siete mandatarios chavistas, el presidente Nicolás Maduro respondía con esta sentencia: «A más sanciones, más elecciones para Venezuela. Su odio sólo encontrará más democracia y protección para nuestro pueblo». Parece una profecía, porque un día después, el Gobierno venezolano decretó el adelanto de las elecciones presidenciales para antes de mayo.

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) –no reconocida por la oposición ni por la comunidad internacional– acordó ayer de forma inesperada que los comicios se adelanten de forma inesperada. Así, en lugar de ser en diciembre, como es tradición en el país, serán antes del 30 de abril, tal y como anunció el diputado constituyente y número dos del chavismo, Diosdado Cabello.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) debe responder a este decreto y organizar el proceso. La ANC ya ha reprogramado otras convocatorias electorales en el pasado. En 2017 fue cambiada la fecha en la que se realizarían los comicios regionales. Primero estaban previstos para el 10 de diciembre, pero fueron efectuados en octubre. Y todo indica que la hoja de ruta electoral será la misma, ya marcada durante las pasadas convocatorias regionales y municipales. Durante este proceso a última hora se cambiaron los lugares de votación en los bastiones opositores; además, se inhabilitaron a los principales contendientes como el ex gobernador de Miranda, Henrique Capriles, y Leopoldo López, hoy preso. Por otro lado, los tres grandes partidos opositores –entre ellos la MUD–, tendrán que volver a validar sus candidaturas recogiendo firmas en un tiempo récord tras su negativa a presentarse a las pasadas regionales.

Tan sólo quedan algunos candidatos, títeres del Gobierno a los que las encuestas no dan más de un 3% de intención de voto. Sin embargo, Maduro logra un 20%, en un país donde no existe la segunda vuelta. «En este orden, después de lo anunciado por el CNE, se tiene estipulado que coloquen sólo 400 máquinas capta huellas en todo el país, para lo cual, los mencionados partidos opositores sólo tendrán dos días para hacer la validación; 27 y 29 de enero, lo que podría afectar a los estados con mayor número de consultados, tales como Zulia, Carabobo y Miranda», aseguró a LA RAZÓN el analista político Aníbal Sánchez. Este experto considera que los últimos procesos se convocaron de manera irregular. «Se necesita un tiempo prudencial para el procedimiento que antecede al día de la elección, como la inscripción de candidaturas, las modificaciones, la campaña y demás. En menos de cien días no es posible».

Los partidos de la oposición lanzaron mensajes en favor de la unión para tratar de superar las divisiones que han hecho saltar por los aires a la Mesa de Unidad Democrática, con el objetivo último de consensuar un único candidato para responder al inesperado adelanto de las elecciones, pero no todos piensan igual. El ex alcalde de Caracas y exiliado Antonio Ledezma consideró que las elecciones no tienen validez legal y demandó a la oposición que no se presente. «Aspiro a que nadie en Venezuela se preste a hacerle el juego a una tiranía que pretende perpetuarse en el poder por la vía del fraude», dijo desde Santiago de Chile. El secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, rechazó el adelanto al considerarlo «poco democrático». «Lo que debería ser un anuncio democrático, aquí se anuncia como represalia», señaló haciendo referencia a las recientes sanciones impuestas por la UE. Mientras, Capriles incidió en que el chavismo «podría perder» en estos comicios y pidió a los suyos concurrir a las urnas. «Si se libera el derecho que tiene nuestro pueblo a decidir se van. Unidad más que nunca para recuperar la democracia», escribió en Twitter. También el dirigente de Voluntad Popular, Freddy Guevara, animó a la oposición a presentarse unida: «Dejemos de lado los intereses y avancemos unidos contra la dictadura para conquistar la libertad del pueblo».

La aprobación se produce en medio de unas negociaciones entre el régimen y la oposición, que no avanzan, y en respuesta a las sanciones impuestas a Caracas por la UE el día anterior. El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) aseveró que solicitará a Maduro «que aplique la reciprocidad inmediata, sobre todo a los gobiernos más arrastrados al imperialismo como es el Gobierno de España», dijo Cabello, uno de los sancionados por la UE. «Hay acciones diplomáticas que toman los gobiernos; una puede ser la expulsión de funcionarios de Venezuela, si no nos quieren a nosotros, nosotros no los queremos a ellos tampoco (...) si aquí hay empresas de esos países, nosotros tenemos todo el derecho de exigirles a esas empresas: ojo por ojo no es trampa», manifestó el número dos del chavismo.

Las últimas elecciones presidenciales datan de abril de 2013, cuando Maduro obtuvo una pírrica victoria frente a Capriles. La oposición logró su triunfo más importante en diciembre de 2015, cuando se hizo con el control de la Asamblea Nacional, un órgano legislativo que el chavismo ha inutilizado con la creación de la Constituyente.

Ep