Bruselas ve «graves deficiencias» en la gestión de la frontera exterior de Grecia

Dos refugiados cruzan las vías de un tren en la localidad de Idomeni, Grecia el 21 de enero de 2016 desde donde partirán a Macedonia.
Dos refugiados cruzan las vías de un tren en la localidad de Idomeni, Grecia el 21 de enero de 2016 desde donde partirán a Macedonia.

La Comisión Europea (CE) ha discutido hoy un informe que constata la existencia de "graves deficiencias"en la gestión de la frontera exterior de Grecia, después de que los Estados miembros pidiesen estudiar si cabe prolongar hasta dos años los controles temporales internos en Schengen.

"Hemos tenido una larga discusión. Hemos discutido el informe que concluye que Grecia ha descuidado seriamente sus obligaciones y que existen serias deficiencias en el control de sus fronteras que tiene que ser corregidas", señaló el vicepresidente de la CE Valdis Dombrovskis durante una conferencia de prensa.

El proyecto de informe sobre Grecia, elaborado por expertos europeos y representantes de la CE, se remitirá ahora al comité de evaluación de Schengen, que emitirá su dictamen, tras lo cual será adoptado por el Ejecutivo comunitario.

"Schengen es uno de los mayores logros de la Unión Europea y debe ser protegido", añadió Dombrovskis.

Recordó que la discusión de hoy en el colegio de comisarios se ha producido después de que este lunes los ministros europeos de Interior instasen a la CE a estudiar si se dan las circunstancias para prolongar los controles internos dentro de Schengen.

Los Veintiocho reclamaron en concreto que Bruselas evalúe si hay que activar el artículo 26 del código de fronteras Schengen, que permite ampliar de seis meses hasta un máximo de dos años esos controles temporales cuando se constatan deficiencias graves y persistentes en la gestión de fronteras exteriores.

Hasta ahora han introducido controles temporales internos, una medida excepcional prevista en el código Schengen, países como Austria, Alemania, Suecia, Dinamarca, Noruega y Francia, que en el caso de los dos primeros deben concluir en mayo.

Fuentes comunitarias subrayaron hoy que el proceso hasta activar ese artículo 26 aún puede tardar meses y que el informe discutido hoy constituye por el momento solo un paso previo.

El comité de evaluación de Schengen, que tiene que aprobar formalmente este documento debatido por la Comisión, se reunirá previsiblemente el próximo viernes.

Una vez que sea oficial, el Ejecutivo comunitario formulará recomendaciones a Grecia si lo considera necesario, a las que tendrán que dar su visto bueno por mayoría cualificada los Veintiocho en el seno del Consejo.

Esas recomendaciones podrían adoptarse el próximo 2 de febrero, según fuentes comunitarias.

A partir de ese momento, Grecia dispondrá de tres meses para remediar la situación y en caso de que no lo haga, entonces se podrá activar el artículo 26. EFE