La dimisión de 26 concejales obliga al alcalde de Roma a dejar su cargo

El alcalde de Roma, Ignazio Marino.
El alcalde de Roma, Ignazio Marino.

El alcalde de Roma, Ignazio Marino, abandonará su puesto en el Ayuntamiento de la capital italiana después de que 26 concejales del consistorio hayan dimitido antes de reunirse con él, después de que el jueves retirara su dimisión por un escándalo sobre el pago de sus gastos de comida como político.

Tras el anuncio de la dimisión de los 26 concejales, según la ordenanza municipal era necesario que 25 dejaran su cargo para que el alcalde se marchara, Marino ha cargado contra la decisión que han tomado los concejales afirmando que "han preferido someterse y dimitir". También ha lanzado acusaciones contra el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, calificándole de ser "el único culpable de esta puñalada".

Mientras, Renzi ha declarado que Marino "es un alcalde que ha perdido contacto con su ciudad y con sus ciudadanos"al igual que lo hizo el jueves en su viaje oficial a Cuba. "Al Partido Democrático (PD) le interesa Roma, no la ambición de una persona, aunque sea la de su alcalde", ha concluido.

Marino también ha tenido palabras contra su formación política, el PD, en su despedida, ya que cree que "ha traicionado a su nombre y a su propio AND".

Marino deja ahora al prefecto de Roma, Franco Gabrielli, la misión de nombrar a un nuevo comisario, que tomará las riendas del Campidoglio, la sede del Ayuntamiento de la ciudad, hasta que se celebren las elecciones municipales la próxima primavera.

Muchos romanos se han quejado del empeoramiento de los servicios de la ciudad como la recogida de basuras, el mantenimiento de las calles o el transporte público desde que Marino llegara al Ayuntamiento.

Sus partidarios afirman que ha heredado la situación desastrosa que dejó el anterior alcalde de la ciudad, que formaba parte de una lista de derechas que está siendo investigado por casos de corrupción.

Con la caída de los partidos tradicionales tanto de izquierdas como de derechas por casos de corrupción, las encuestas confirman que el nuevo Movimiento 5 Estrellas es la formación política más popular en Roma y que podría situarse en la primera posición en el caso de que se celebraran unas nuevas elecciones.